lunes, noviembre 30, 2020
Inicio Multimedia Podcasts Rebeca una vez más. Cap 24. Perdidos en el Tiempo

Rebeca una vez más. Cap 24. Perdidos en el Tiempo

Con motivo del estreno de la nueva versión del film Rebeca (Ben Wheatley, 2020), algunas consideraciones sobre la moda de los remakes glamourosos y la dificultad de reactivar la magia de Hitchcock fuera del contexto de si época.

No olvides suscribirte al Canal de Espacio 17 Musas en IVOOX

Rebeca una vez más. Cap 24. Perdidos en el Tiempo

Hace pocos días, Netflix estrenó el remake de Rebeca, el célebre film dirigido por el mítico Alfred Hitchcock. La nueva versión está dirigida por Ben Wheatley y aparece en nuestras pantallas a los ochenta años de que lo hiciera en el cine la versión original.

Coincidiendo con ello, se han publicado reseñas más o menos apresuradas comparando ambas versiones, cosa de las campañas de promo; y el evento generó también cierto revuelo en redes sociales. Asimismo se recordaron algunas anécdotas superficiales y bien conocidas, como que el título de la película bautizó para siempre con el nombre de “rebeca” a la chaquetilla femenina de punto que luce Joan Fontaine en algunos momentos de la película. Humillación supletoria para la pobre esposa del torturado Max de Winter que hasta su cardigan reciba el nombre de su mortal enemiga.

Poco cabe decir de la nueva versión de Rebeca, convertida en una recreación glamourosa y hasta pomposa de la obra inicial –aunque Wheatley argumenta que su película es una versión de la novela de Daphne de Maurier, no del film de Hitchcock. Hay mucho estampado de calidad, espejos, texturas, decoración Art Déco e imponentes automóviles de hace casi un siglo. Forma parte de esa tendencia actual a refundir productos históricos y darles después una mano de pintura brillante para consumo rápido y fácil digestión. Pero claro, a la versión de Wheatley le faltan varios elementos de la original.

Desde luego, el efecto sorpresa que provocó el genio de Hitchcock, el cual retocó sin piedad la novela homónima de Daphne de Maurier que ya había vendido 20.000 ejemplares en los Estados Unidos. Según la experta Carmen Deltoro, el  maestro del suspense “despreció la novela desde el primer momento calificándola de «novelette», de literatura femenina, y desde los primeros planteamientos del guion decidió suprimir buena parte de la novela y modificar muchos de los personajes con la ayuda de su esposa Alma y diversos guionistas, intentando aprovechar el esqueleto de la novela para hacer un guion con su sello. A tal efecto, introdujo diversas escenas de humor totalmente ausentes en el texto original y diversos elementos para borrar el espíritu femenino de la novela. Así pues, modificó la esencia de todos los personajes y cuando Selznick leyó el borrador del guion del 3 de junio se quedó horrorizado de lo que, a su juicio, Hitchcock había hecho con la novela original”.

Pero funcionó. Rebeca se llevó dos Oscars y fue candidata a nueve más. Arrasó en taquilla y hasta dió lugar a una cierta “moda Rebeca” que quedó plasmada entre  otras cosas, en la canción “Sombra de Rebeca” de Jorge Sepúlveda; sí, el mismo que deleitó a nuestros abuelos con edulcoradas canciones tales como “Mirando al mar”, “Dos cruces”, “Camino verde” o “Casita de papel”.

Pero en definitiva, ¿por qué marcó época el film? Ante todo por ser la primera obra maestra hollywoodiana de Hitchcock, allá por 1940, y por ser también, de paso, una de las primeras pelis góticas. Era una historia de fantasmas sin fantasma. A lo largo del film nunca se veía ni una sola foto ni retrato de la desaparecida Rebeca, lo que todavía hacía más ubicua y obsesiva su presencia. Como alegaba la desaparecida Ana María Matute,  “Nunca hubiera podido imaginar que una ausencia ocupara tanto espacio, mucho más que cualquier presencia”.

A la vez, el film poseía un componente de cuento de hadas: era la historia de una oscura jovencita, chica de compañía de una millonaria esnob e insoportable, que lograba ligarse nada menos que al multimillonario y misterioso Max de Winter, el cual, por cierto le sacaba veinte años de edad. Para conseguir la felicidad, la joven debía vencer a la siniestra ama de llaves y  ahuyentar al fantasma de Rebeca. El resultado final varía en cada caso –novela y ambas versiones cinematográficas- lo cual realza, precisamente, el componente legendario.

Por último, el film de Hitchcok giraba en torno a un trastorno psicológico: los celos. De hecho, dio nombre al síndrome de Rebeca o celos retrospectivos hacia el ex de la pareja actual. Hacer de sus películas referentes de patologías o sentimientos intensos era un recurso shakespiriano clave en las obras del maestro del suspense. Eso, en aquellos años, resultaba novedoso e impactante. Hoy en día, a mayor abundamiento,  apenas es reseñable el morbo que causaba por entonces la evidente relación lésbica entre la señora Danvers, esto es, el ama de llaves y Rebeca. Por ello, en el ejercicio de sacar fuera de contexto histórico las obras de Hitchcok -o de cualquier otro- y traerlas a la época actual en forma de refrito es fácil que se pierdan componentes. Muchos componentes y los más importantes de ellos, hasta el punto de convertir  el remake en un alimento light desposeído de calorías, grasas, proteínas y hasta sabor, que terminamos adquiriendo, simplemente, por la decoración del envase.

Escuchar capítulo 1 Escuchar capítulo 2 | Escuchar capítulo 3 
Escuchar capítulo 4 | Escuchar capítulo 5 | Escuchar capítulo 6
Escuchar capítulo 7 | Escuchar capítulo 8 Escuchar capítulo 9

Escuchar capítulo 10 | Escuchar capítulo 11 | Escuchar capítulo 12
Escuchar capítulo 13 | Escuchar capítulo 14 | Escuchar capítulo 15
Escuchar capítulo 16 | Escuchar capítulo 17 | Escuchar capítulo 18

Escuchar capítulo 19 | Escuchar capítulo 20 | Escuchar capítulo 21
Escuchar capítulo 22 | Escuchar capítulo 23


Si quieres leer otros artículos o escuchar otros podcast de Francisco Veiga o comprar su última novela Las reglas de la cabra Versión Kindle.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos en:

4,499FansMe gusta
1,134SeguidoresSeguir
818SeguidoresSeguir
527suscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...

Ciclo Lucha de Gigantes empieza con Andrés Suárez y Carlos Vega como protagonistas

Vicky Gastelo modera el ciclo Lucha de Gigantes, un encuentro virtual y didáctico entre cantautores en el Espacio 17 Musas. La música ocupa un lugar...

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...

Marina V. Beckett presenta el Espacio 17 Musas en Colombia

Desde la Secretaría de Cultura de Cali (en Colombia) se acercan a Espacio 17 Musas. Convencidos de que la nueva normalidad plantea un reto...
- Advertisment -

Aforismos Espidianos

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...
- Advertisment -

Segundas Intenciones

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...
- Advertisment -

Mas populares

En el amor no importa demasiado lo que se diga… Aforismos Espidianos

En el amor no importa demasiado lo que se diga. En el dolor, cada palabra pesa como una piedra que señale una tumba. Espido Freire Te invitamos...

Gloria Fortún: el puente de las voces olvidadas

Gloria Fortún es una mujer imparable. Es escritora, traductora y activista feminista, pero, sobre todo, una luchadora. Ella misma se define como una ciudadana...

Encontrarás un amor… Haikus JLF

¿Encontrarás un amor que no hiera? Trenes y espinas. José Luis Ferris Te invitamos a leer también los relatos y otros artículos de José Luis Ferris...

Baba Yagá, porque los monstruos que más miedo dan son los reales

A veces todos los astros se alinean y nace la magia, como ocurrió con el nacimiento de Baba Yagá. Cuenta su autora María Zaragoza...