sábado, septiembre 26, 2020
Inicio Historia La Teoría Solar del Lenguaje. Cap 3. Perdidos en el tiempo.

La Teoría Solar del Lenguaje. Cap 3. Perdidos en el tiempo.

En los años treinta del siglo pasado se impuso en Turquía la denominada Teoría Solar del Lenguaje, según la cual el turco era la lengua más antigua de la Humanidad y todos los idiomas provenían de él. Esta fantasía historicista se enseñó en las Facultades de Letras del país hasta bien entrados los años cincuenta

La teoria solar del Lenguaje. Capítulo 3. Perdidos en el tiempo. 

Esta historia está dedicada, muy especialmente, a todos aquellos que se sientan agobiados por las interminables problemáticas lingüísticas en su entorno.

Como sabéis, a partir de 1923, Mustafá Kemal Atatürk, el instaurador de la República turca, inició un proceso de modernización de lo que había sido el corazón del extinto Imperio otomano. La historia y la lengua iban a ser los vehículos del nuevo impulso nacionalista. Historiadores y lingüistas tendrán un papel central en la demostración de que los turcos no eran unos recién llegados en Anatolia, como argumentaban los griegos, que dos años antes habían intentado restaurar el Imperio bizantino, en guerra contra los turcos. Así, para los nacionalistas republicanos turcos, una buena parte de los pueblos que habían habitado en Anatolia o en las regiones vecinas habrían sido, en realidad,  turcos. ¿Elamitas y sumerio-acadios, frigios o hititas, escitas y aqueos? Turcos, en realidad. Todos turcos. Lógicamente, también los troyanos poseían un origen turco.

ataturk
Ataturk

De esa forma se conectaba a la Turquía republicana con los supuestos orígenes remotos de la nación, pasando por encima del desaparecido Imperio otomano -compuesto por turcos, árabes, persas, armenios, griegos- que se explicaba como un error histórico, un paréntesis en los verdaderos destinos de los turcos, cuya grandeza se presentaba incluso como anterior al islam. Las hazañas de los inmemoriales antecesores arrinconaban los años gloriosos del Imperio otomano, mientras que la composición multiétnica de su población lo degradaba como eslabón de la verdadera historia turca. En nuestros días, y a simple vista, la importancia académica que detenta el Museo de las Civilizaciones Anatolias, en Ankara, sigue siendo testimonio de la vitalidad de esas teorías, así como la denominación de todo tipo de instituciones estatales. O el hecho de que el manual de enseñanza de lengua turca para extranjeros aún se titule: Hitit

Pero, en realidad, el entusiasmo puesto en los intentos por demostrar el carácter turco de los principales pueblos de la Antigüedad, asociado al trasfondo político de la empresa, pronto se deslizó por la pendiente de las exageraciones argumentales, que por otra parte eran muy del gusto de los nacionalismos de la época: Asia Central era la cuna de los turcos y éstos eran, quizás, el origen de la civilización humana. A partir de ahí se consideraba, por ejemplo, que de hecho los íberos eran una rama de los tunguz y, por lo tanto, turcos. En esa línea, Atatürk creía que la civilización turca incluso había influido en los indios norteamericanos. Como le comentó con toda solemnidad a un diplomático británico, el hecho de que Kent significara en turco «ciudad» o «población» probaba que los turcos habían conquistado Inglaterra en algún momento del remoto pasado.

Estas fantasías historicistas encajaban fácilmente con las investigaciones que en paralelo se estaban llevando a cabo en el terreno de la lingüística. Los primeros intentos, a cargo de los mejores especialistas, en torno a 1932, se dirigieron a expurgar el idioma turco de influencias árabes y persas, muy habituales en tiempos del Imperio otomano. Pero dado que éstas eran muy numerosas, se llegó pronto a un callejón sin salida. El mismo Atatürk, que trabajaba por su cuenta con ayuda de gran cantidad de diccionarios, llegó a emplear palabras «netamente turcas» que deslizó en algunos discursos hasta hacerlos totalmente incomprensibles para la audiencia. Pura y simplemente, los asistentes aplaudían sin haber entendido nada.

Por ello, la denominada Teoría Solar del Lenguaje ideada por un filólogo vienés, el doctor Herman F. Kvergić, vino en su ayuda inesperadamente. Según este académico, el hombre primitivo había articulado los primeros sonidos, origen de un protolenguaje humano, como consecuencia del temor y la admiración que le inspiraba el Sol. Los intentos de ligar esa teoría con las lenguas arias y semíticas habían fallado, pero al doctor Kvergić no le parecía imposible relacionarlo con la lengua turca, debido a la gran abundancia de vocales que usaba. En efecto, el origen del lenguaje humano habría tenido sus inicios en la exclamación «Aa!» y en turco constituye la raíz más esencial. En turco, la letra «ğ», oclusiva, prácticamente no suena: Erdoğan no se pronuncia “Erdogan”, sino “Erdoan”. Así, el significado original de Ağ habría sido «Sol», más tarde «luz solar», «calor», «fuego», «peso», «grandeza», «poder», «Dios» y una larga lista. Si la validez de la Teoría Solar del Lenguaje podía llegar a demostrarse, el turco sería el origen de todas las lenguas de la humanidad, lo cual entroncaba a la perfección con las hipótesis que estaban desarrollando los historiadores turcos también en ese sentido.

Así fue como la teoría del doctor Kvergić (traducida como Güneş-Dil Teorisi) fue adoptada como oficial por la Sociedad de la Lengua Turca en 1936 y se consideró de enseñanza obligatoria en la facultad de Letras de Ankara hasta los años cincuenta. Sin embargo, debe recordarse que para cuando hizo su aparición la teoría, hacía ya algunos años que la etimología se había convertido en un pasatiempo absorbente para Atatürk, que no dudaba en explicar sus hallazgos. Así, según él, el nombre «Niágara», por el rio de las célebres cataratas, procedía del turco Ne yaygara! («¡Qué tumulto!»), mientras que «Amazonas» derivaría de Ama uzun!; esto es: «¡Pero qué largo!».

La fiebre de buscar orígenes turcos en cualquier palabra o nombre de las lenguas occidentales se extendió rápidamente a otras muchas personas y no sólo filólogos. Como fue el caso de un jurista que llegó a la conclusión de que Afrodita procedía de la palabra turca avrat («mujer»). Estos aficionados presentaban sus muy ensortijadas conclusiones en congresos de la lengua; pero más que una exacerbación del nacionalismo, esa especie de deporte debe contemplarse como una manifestación más del deseo turco por mostrarse tan occidentales y europeos como el que más. Una de las consecuencias de tal sentimiento fue la instauración, por decreto (a 21 de noviembre de 1932)., de la llamada a la plegaria en turco y no en árabe Tal innovación era única en el mundo islámico, una rareza que rozaba la apostasía. De todas formas, aunque persiste el debate en torno a este asunto, parece que la introducción de la Teoría Solar del Lenguaje sí frenó la depuración de palabras persas y árabes dado que, lógicamente, en esa lógica absurda de las teorías disparatadas, el supuesto origen turco de esas mismas lenguas hacía innecesario exagerar en las purgas.

¿Os suena este tipo de construcciones argumentales?

Escuchar capítulo 1 | Escuchar capítulo 2 


Si quieres leer otros artículos o escuchar otros podcast de Francisco Veiga

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos en:

4,119FansMe gusta
705SeguidoresSeguir
658SeguidoresSeguir
418suscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...

Marina V. Beckett presenta el Espacio 17 Musas en Colombia

Desde la Secretaría de Cultura de Cali (en Colombia) se acercan a Espacio 17 Musas. Convencidos de que la nueva normalidad plantea un reto...

Benjamín Prado concede licencia para mentir

Licencia para mentir como título para un taller de poesía que Benjamín Prado imparte la primera semana de agosto, sin que la canícula contemple...

La cocinera de Castamar es un idioma secreto que va tocando las almas

Fernando J. Múñez habla de su primera novela publicada, La cocinera de Castamar, que será adaptada en serie de televisión, y de sus próximos...
- Advertisment -

Aforismos Espidianos

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Segundas Intenciones

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Mas populares

¿Esto suena a Rap? Rompiendo tópicos

¿Esto suena a Rap? El sonido del Rap se asocia a una instrumental de cuatro por cuatro. Para el profano solo consiste en fraseos...

La Ruta de los Monasterios de la provincia de Burgos

El recorrido que os proponemos es conocido como la Ruta de los Monasterios. Este itinerario nos llevará hasta las estribaciones de la Sierra de...

Cuenta hasta diez… Haikus JLF

Cuenta hasta diez y déjame olvidarte. Cárcel de amor. José Luis Ferris Te invitamos a leer también los relatos y otros artículos de José Luis Ferris...

El Experimento Stuka y los bombardeos de la Legión Cóndor en el Alto Maestrazgo

El Experimento Stuka y los bombardeos de la Legión Cóndor en el Alto Maestrazgo, es el segundo artículo de una serie que dedicaré a...