domingo, septiembre 27, 2020
Inicio Multimedia Podcasts Muhayababes. Cap 18. Perdidos en el tiempo

Muhayababes. Cap 18. Perdidos en el tiempo

En 2006 la periodista británica  Allegra Stratton dio a conocer en un libro el concepto de la muhayababe, joven árabe que compaginaba el hiyab o velo con ropas y actitudes de la moda occidental. Su aparición parece haber estado relacionada con el auge del denominado capitalismo o neoliberalismo islámico a comienzos del siglo XXI.

No olvides suscribirte al Canal de Espacio 17 Musas en IVOOX

Muhayababes. Cap 18. Perdidos en el tiempo

Tengo dos, quizás hasta tres libros que casi nunca sé dónde paran en mis estanterías. Desaparecen durante meses, se vuelven inencontrables. Y de repente, como por ensalmo, surge el volumen en cuestión, en un cajón, en una estantería que no le corresponde, en el rincón más insospechado.

Uno de esos libros “embrujados” es, en mi caso, Muhayababes, de la periodista Allegra Stratton  publicado en nuestro país por la editorial 451, hace ya once años. Es una obra que pasó desapercibida en su momento y que además fue tratada con cierta animadversión. A mi, en cambio, me pareció un libro simpático.

No cabe duda de que es una obra primeriza. La autora contaba veintipocos años allá por 2003 cuando acudió a una manifestación de protesta contra la intervención de Gran Bretaña en la invasión de Irak. En medio del debate político que siguió, la joven periodista decidió lanzarse a un viaje por Oriente Medio para comprobar en primera persona si era cierto que la destrucción del régimen de Saddam Hussein era el comienzo de una nueva era de paz, democracia y cambios sociales para la zona, tal como había prometido el presidente Bush.

El resultado fue un reportaje convertido en libro, escrito con mucho desparpajo que se centró en el mundo de los jóvenes árabes, desde El Cairo hasta Kuwait, desde Dubai hasta Damasco: qué música les gustaba, cómo ligaban, qué tele veían, qué sucedía con los gays, en qué trabajaban, qué expectativas tenían, en qué creían, a quién se podía considerar joven. Antes del diluvio: antes de la Primavera Árabe, antes del ISIS, antes de la devastadora guerra de Siria y las demás plagas que abrieron en canal la región.

De ahí salió el concepto muhayababe, que deriva de la palabra árabe muhayaba que significa “chica con velo” y el término inglés babe, bien conocido por todos. Allegra Stratton las sitúa sobre todo en Beirut y El Cairo, epicentros cosmopolitas del mundo árabe. Se trata de mujeres que lucen el hiyab pero siguen la moda occidental en la vestimenta e incluso en su comportamiento social: pantalones tejanos ceñidos de talle bajo, tacón de aguja, maquillaje, cigarrillos, escotes, ocasionalmente. Incluso algunas lucían hiyabs elásticos de Nike. En parte eran adolescentes, estudiantes; en otros casos, profesionales liberales, incluso figuras públicas, como presentadoras de televisión, por ejemplo.

La autora del reportaje intenta infructuosamente situarlas como formando parte de alguna tribu urbana. ¿Les gustaba la música de Nancy Ajram?¿Les sonaban Rayess Bek, Zen TV? ¿Rotana? Pero la esencia no era esa. “Si la palabra en árabe para velo era hiyab y era sinónimo de “modestia”, entonces una muhayababe tenía que ser alguien que combinase la modestia de un hiyab con ropas ligeramente menos modestas”. Así que como anotaba la periodista un poco más adelante, “la definición de muhayababe parecía valiosa como barómetro de la contradicción”.

¿Cuál era la explicación de este perfil tan curioso? No hacía falta rascar mucho para entender que se trataba de armonizar moda con uso social de la religión; o incluso con práctica religiosa. Porque muchas de las muhayababes, al menos en El Cairo o Beirut eran seguidoras de Amr Jaled, el carismático imam que tenía un claro estilo de telepredicador americano, sin barba y con americana, pasando el micrófono a los fieles para que dieran testimonio de fe. Sería interesante saber si siguen existiendo muhayababes tal como las retrató Allegra Stratton en su libro; es posible que sí, pero en cierta manera, el trasfondo de esa actitud era más propia de aquellos años de comienzos de siglo que de ahora.

Por entonces empezaba a desarrollarse lo que algunos autores denominaban el capitalismo islámico según el cual si querías ser un buen musulmán lo más adecuado era que fundaras un negocio que funcionara, hacer dinero y crear empleo. La encarnación más brutalmente exitosa del fenómeno era Dubái, cuyo PIB había crecido en un 267% entre 1995 y 2008.

Este neoliberalismo musulmán se encuadraba y expresaba de formas diversas, y hasta comenzó a tener sus propios códigos culturales, como lo eran las muhayababes. Aunque en sentido estricto el término se aplicaba más a las adolescentes que consumían vídeos de música habibi, es decir, de historias románticas con un formato a veces bastante atrevido para la cultura musulmana.

El modelo era toda aquella mujer de clase media y profesión liberal, de mentalidad  moderna e independiente, pero que no renegaba de su religión aunque la interpretara de forma renovadora. Un nuevo prototipo de mujer musulmana, que extraía modernidad de la tradición y no dejaba de ser la figura triunfadora de la nueva clase media femenina. ¿Qué fue de ella en estos últimos años de catástrofes que han asolado el mundo árabe?

Escuchar capítulo 1 Escuchar capítulo 2 | Escuchar capítulo 3 
Escuchar capítulo 4 | Escuchar capítulo 5 | Escuchar capítulo 6
Escuchar capítulo 7 | Escuchar capítulo 8 Escuchar capítulo 9

Escuchar capítulo 10 | Escuchar capítulo 11Escuchar capítulo 12
Escuchar capítulo 13 | Escuchar capítulo 14 | Escuchar capítulo 15
Escuchar capítulo 16 | Escuchar capítulo 17


Si quieres leer otros artículos o escuchar otros podcast de Francisco Veiga o comprar su última novela Las reglas de la cabra Versión Kindleen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos en:

4,119FansMe gusta
705SeguidoresSeguir
658SeguidoresSeguir
418suscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...

Marina V. Beckett presenta el Espacio 17 Musas en Colombia

Desde la Secretaría de Cultura de Cali (en Colombia) se acercan a Espacio 17 Musas. Convencidos de que la nueva normalidad plantea un reto...

Benjamín Prado concede licencia para mentir

Licencia para mentir como título para un taller de poesía que Benjamín Prado imparte la primera semana de agosto, sin que la canícula contemple...

La cocinera de Castamar es un idioma secreto que va tocando las almas

Fernando J. Múñez habla de su primera novela publicada, La cocinera de Castamar, que será adaptada en serie de televisión, y de sus próximos...
- Advertisment -

Aforismos Espidianos

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Segundas Intenciones

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Mas populares

¿Esto suena a Rap? Rompiendo tópicos

¿Esto suena a Rap? El sonido del Rap se asocia a una instrumental de cuatro por cuatro. Para el profano solo consiste en fraseos...

La Ruta de los Monasterios de la provincia de Burgos

El recorrido que os proponemos es conocido como la Ruta de los Monasterios. Este itinerario nos llevará hasta las estribaciones de la Sierra de...

Cuenta hasta diez… Haikus JLF

Cuenta hasta diez y déjame olvidarte. Cárcel de amor. José Luis Ferris Te invitamos a leer también los relatos y otros artículos de José Luis Ferris...

El Experimento Stuka y los bombardeos de la Legión Cóndor en el Alto Maestrazgo

El Experimento Stuka y los bombardeos de la Legión Cóndor en el Alto Maestrazgo, es el segundo artículo de una serie que dedicaré a...