jueves, enero 28, 2021
Inicio Viajes La Tebaida Berciana, los valles al sur del Bierzo

La Tebaida Berciana, los valles al sur del Bierzo

La Tebaida Berciana es el evocador nombre por el que se conocen una serie de valles al sur del Bierzo, aislados por los agrestes montes Aquilanos y que fueron refugio de anacoretas y ermitaños por el silencio y el recogimiento que presentaban. Si antaño era necesario el recogimiento, cuanto más ahora en estos tiempos que vivimos.

Al estar anexo al Camino de Santiago el peregrino que quiera buscar unas sensaciones aún más intensas, debería de apartarse por un par de días de la turbamulta en la que ese trozo del Camino Francés se ha convertido justo antes de entrar en la fase final, como un preparativo especial para afrontarla.

Por lo antedicho, lo recomiendo sólo a aquellos peregrinos que ya se encuentran en la plenitud, que ya han pasado todos los aprendizajes de las fases anteriores. De lo contrario puede suponer un sufrimiento extremo.

Al llegar al pueblo de El Acebo, pueblo de tantas connotaciones para todo peregrino que ha dejado la huella de su pesar poco antes en la Cruz del Ferro, es menester tomar un desvío hacia el sur, hacia el pueblo de Compludo.

Desde el momento en que el peregrino toma esa decisión ha de saber que enfrenta su alma al ruido del silencio. La soledad será su compañera a partir de ahora. Compañera extraña que puede ser un magnífico acompañante o el más cruel, dependiendo de lo fuerte que esté cada uno en ese momento. El paisaje incomparable acompañará al peregrino aunque su dureza no será desdeñable. Las rodillas ya castigadas con la bajada a El Acebo seguirán sufriendo. Sin embargo, el alma se verá elevada como no lo ha sido antes.

El Valle del Silencio
El Valle del Silencio

Al llegar a Compludo, la Herreria de Compludo, una antigua fragua del siglo VII-VIII le recordará que aunque la forja suponga un sufrimiento para el metal también lo convierte en algo mucho más duro y útil. De igual manera, el recorrido que ha emprendido lo forjará y moldeará de una forma absolutamente inimaginable cuando lo comenzó.

El camino continúa cruzando el Valle de Compludo para acceder al Valle del Oza via Espinoso de Compludo, y empezará a ver el apelativo Valdueza en todos los topónimos. Entramos en el Valle del Silencio y en tierra de Anacoretas. San Fructuoso abrió un camino que siguieron y ensancharon San Valerio y San Genadio. Hasta el río desaparece para no hacer ruido y no molestar al santo que estaba rezando en su cueva.

Algún peregrino asegura que ha sido capaz de oír el ruido del agua subterránea en un determinado punto. ¿Sugestión del alma exaltada? Es menester comprender la excitación del alma peregrina para poder juzgar este aspecto.

La Tebaida Berciana Tejo de San Cristobal

En San Cristobal de Valdueza nos recibirá su tejo milenario, con una ermita a sus pies que no ha sido capaz de preservarse de igual manera. La obra de la naturaleza frente a la obra del hombre.

Ya se ve al fondo el Valle del Silencio en cuyo nacimiento nos espera Peñalba de Santiago, a los pies de la Cueva de San Genadio con su iglesia mozárabe intacta, cuna de un antiguo cenobio.

El turista quedará extasiado en su belleza. El peregrino también pero seguirá subiendo, a la Cueva de San Genadio, de vistas inconmensurables. Alguno ha llegado a pasar la noche allí. No se puede describir lo que significa pasar una noche allí solo, en la inmensidad de la montaña y el valle a los pies. Toda una iniciación.

La salida del valle se realiza por la otra ladera, dirección a Montes de Valdueza, donde quedan los vestigios de un antiguo monasterio, herencia de cuando el nº de anacoretas era tan alto que se juntaron para hacer un monasterio. Merece la pena pasear por sus antiguas dependencias de las que sólo queda la iglesia en pie para hacernos una idea del auge que debió de tener en sus momentos de gloria.

Iglesia mozárabe
Peñalba de Santiago, Iglesia mozárabe

Lo que no pudo Almanzor con sus razias por la zona lo consiguieron los nuevos tiempos con un tal Mendizábal a la cabeza. Aunque ya no haya monjes ni anacoretas en el Valle del Silencio la espiritualidad sigue plenamente vigente. Es incluso perceptible para el turista ocasional.

De Montes de Valdueza el camino nos saca ya a la carretera en San Clemente de Valdueza de donde llegaremos a Ponferrada. Si el peregrino tiene fuerzas y le apetece apartarse un poco más del Camino oficial puede acercarse a Santo Tomás de las Ollas, donde una preciosa iglesia mozárabe le servirá de colofón antes de entrar en Ponferrada y prepararse para llegar a uno de los puntos más especiales del Camino de Santiago, Villafranca del Bierzo, cuya iglesia de Santiago tenía el privilegio de entregar la Compostela a aquel peregrino que por su situación física no se encontraba en condiciones de continuar su Camino a Santiago. Pero eso excede ya el ámbito de este artículo.

Para los amantes del senderismo de fin de semana, les recomendaría una ruta circular por el espectacular Valle del Silencio. Consistiría en dejar el coche en San Clemente de Valdueza. De ahí subir a San Cristobal de Valdueza y seguir por el camino ya expuesto, durmiendo en Peñalba de Santiago.


Te invitamos a leer otras reseñas de libros y artículos de Germán Rubio

5 Comentarios

    • Muchas gracias!!
      Animáos a hacerlo. Merece mucho la pena. Por supuesto, espero que me contéis a vuestra vuelta si os he mentido en algo 😉
      Y como decían en la Edad Media, ¡Rezad por mí en Compostela!
      Ultreia et Suseia!!

    • Muchas gracias!!
      Animáos a hacerlo. Merece mucho la pena. Por supuesto, espero que me contéis a vuestra vuelta si os he mentido en algo 😉
      Y como decían en la Edad Media, ¡Rezad por mí en Compostela!
      Ultreia et Suseia!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos en:

4,499FansMe gusta
1,134SeguidoresSeguir
818SeguidoresSeguir
527suscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

Nuevo Curso de Creación Literaria Inicial con Espido Freire en Escuela 17 Musas

La Escuela 17 Musas reta a los incipientes creadores literarios con el nuevo Curso de Creación Literaria Inicial que imparte Espido Freire durante el...

Benjamín Prado imparte un Taller de Poesía en el Espacio 17 Musas

El poeta se pone al frente del Taller de Poesía: «Cómo hacer un poema de todos que sólo pueda ser tuyo». Prometió volver. Y...

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...

Ciclo Lucha de Gigantes empieza con Andrés Suárez y Carlos Vega como protagonistas

Vicky Gastelo modera el ciclo Lucha de Gigantes, un encuentro virtual y didáctico entre cantautores en el Espacio 17 Musas.La música ocupa un lugar...
- Advertisment -

Aforismos Espidianos

Nuevo Curso de Creación Literaria Inicial con Espido Freire en Escuela 17 Musas

La Escuela 17 Musas reta a los incipientes creadores literarios con el nuevo Curso de Creación Literaria Inicial que imparte Espido Freire durante el...
- Advertisment -

Segundas Intenciones

Nuevo Curso de Creación Literaria Inicial con Espido Freire en Escuela 17 Musas

La Escuela 17 Musas reta a los incipientes creadores literarios con el nuevo Curso de Creación Literaria Inicial que imparte Espido Freire durante el...
- Advertisment -

Mas populares

A fuerza de cuidados… Aforismos Espidianos

A fuerza de cuidados, en una historia cactus a veces asoma una flor. Espido FreireTe invitamos a leer otros artículos y aforismos de Espido Freire....

Romeo y Julieta: siempre hablamos de nuestros tiempos

La tragedia Romeo y Julieta de Shakespeare en la versión de Charles Gounod se convierte en una ópera de romanticismo exacerbado. Se estrenó en...

Susan Calvin. La pionera robopsicóloga de la obra de Isaac Asimov

Susan Calvin, la jefa de robotpsicología creada por Isaac Asimov, debutó en el relato «¡Embustero!» El mismo Asimov reconoce que se enamoró de su...

Escribir nos hace sentirnos… Aforismos Epidianos

Escribir nos hace sentirnos mejor, en general. Pero, paradójicamente, no nos convierte en mejores personas. Espido FreireTe invitamos a leer otros artículos y aforismos de Espido...