viernes, junio 21, 2024
InicioDramaturgiaEidôlonESPEJISMOS DE AMOR Y CAPRICHO – “ALCINA” de Händel

ESPEJISMOS DE AMOR Y CAPRICHO – “ALCINA” de Händel

A continuación, EIDÔLON – Aristófocles eterno, la colección de crónicas literarias de Alberto Revidiego para cubrir la actividad relacionadas con las Artes Escénicas que se desarrollan en los teatros y salas de Sevilla, recogidas en Revista 17 Musas.


 

CRÓNICA XXV: “ALCINA” de Händel

 TEATRO DE LA MAESTRANZA – EIDÔLON, ARISTÓFOCLES ETERNO

 

6 de febrero de 2024 – 24s d.c. (veinticuatro siglos después de mi cuerpo)

Ojalá pudiese decidir a capricho dónde y cuándo materializarme, sería un privilegio, pero no debo engañarme, nadie lleva el volante espacio-temporal cuando eres un eidôlon. Si aparezco en un auditorio u otro es por la ley de la gravedad inmaterial, si hay mucha energía escénica, asoma mi faz. Así puedo gozar del espectáculo, tomar notas y aprender para mi propia dramaturgia, al menos hasta que cae el telón, cuando me deshago en el aire, como un espejismo de vida, y vuelvo al limbo. Me sorprendí gratamente cuando reconocí esta vez la inmensa lámpara del Teatro de la Maestranza y su múltiple graderío de butacas de madera. No hacía demasiado tiempo había estado por aquí y me hice, de los propios camerinos, con el vestuario que ahora porto, este uniforme kilt tal elegante.

El buen público fue llegando y ocupando el espacio, era noche de estreno, eso se aprecia en la electricidad del ambiente. Quien me conoce sabe que me hace especial ilusión cuando hay un foso para músicos, en ese aspecto soy algo conservador, desde mi Grecia Clásica me gusta esa separación entre el lugar de los actores y la de los músicos. Además así la música parece venir de la nada, un nuevo espejismo, ya que quedan ocultos a la vista de la mayoría de los espectadores. En esta ocasión pude apreciar, por los instrumentos que allí aguardaban su protagonismo, que se trataba de la Orquesta Barroca de Sevilla. Más allá del foso, un telón roído, con una gran abertura irregular en el centro, que evidenciaba a algunos de los intérpretes en sus puestos, echados sobre butacas veraniegas. Ya no pude más con la intriga, tomé un libreto que un vecino había dejado a sus pies y leí que estábamos a pocos minutos de disfrutar la ópera ALCINA de Georg Friedrich Händel.

Espejismos, Alcina, Amor, Capricho, Händel, Orquesta

Un libreto de Antonio Marchi, basado en un par de cantos del poema épico Orlando furioso de Ludovico Ariosto, publicado en 1516, todo un bestseller, como dicen ahora los modernitos. Recuerdo estar presente en la Royal Opera House de Londres cuando se estrenó, en 1735 si mi memoria no me falla, hacía buen clima, sería plena primavera, todo el mundo con alergia, sí, lo recuerdo. ¡Estaba impaciente por ver esta versión en Sevilla!

Espejismos, Alcina, Amor, Capricho, Händel, Orquesta

Hecha la penumbra, aparecieron los primeros personajes por el lateral izquierdo del escenario, con un anticipo de vestuario que veríamos por toda la obra, chaquetas de tres piezas, sombreros, zapatos elegantes, diseños ambientados en la moda de los años cuarenta y cincuenta, todo muy estilizado. Una Bradamante (disfrazada de hombre para rescatar a su amante de las garras de la hechicera Alcina que lo retiene en su isla) que fue interpretada por Daniela Mack, y un Melisso (su consejero), por Riccardo Novaro. Pronto se encuentran con uno de los personajes que más aplaudiría el aforo a final de la noche, la Morgana de Lucía Martín-Cartón, una de las artistas más completas en esta obra, con un arco psicológico amplio que se reflejará a través de su voz y sus gestos en todo momento.

Tras una escena inicial, el telón se abrió y apareció un escenario chill-out (por seguir siendo modernos), terraza y barra de bar, y un elenco actoral en ropa de baño, todo muy colorido y acorde a las intenciones de aquella bruja, de rodearse de amantes-esclavos para sentirse adorada en todo momento. Esta hechicera y reina pronto apareció en escena, encarnada por la soprano Jone Martínez, quien arrojó toda su presencia a lo largo de las casi tres horas que dura esta ópera, un viaje tumultuoso entre su voluntad todopoderosa y la decadencia a la que se verá sometida. Provoca la empatía a pesar de su ejercicio tiránico y eso es triunfo de su calidad técnica como cantante y actriz.

Espejismos, Alcina, Amor, Capricho, Händel, Orquesta

Me parece increíble que Ruggiero, el amado hechizado y secuestrado por Alcina, al que intenta rescatar la valiente Bradamante, sea aquí interpretado por una mujer, la brillante mezzosoprano Maite Beaumont, como una vuelta de tuerca más, intencionada o no, de los roles de género que recorren la obra, desde su publicación original en el siglo XVI, su inspiración rescatada por Virginia Woolf en su novela Orlando: una biografía o su reflejo cinematográfico en la reciente película documental de Paul B. Preciado, Orlando, mi biografía política.

Aunque quizás, uno de los puntos más crueles, a pesar de su escasa presencia en la obra, es la figura de Oberto, aquí ejecutado por la soprano Ruth González, cuyo papel de niño que busca a su padre mientras Alcina manipula sus esperanzas continuamente desgarra por dentro, ya que vemos la típica violencia contenida pero inevitable del gato que juega entre sus garras con el ratón. En este sentido, de pasivo-agresividad, encontramos el papel de Juan Sancho, un Oronte celoso y vengativo, que malmeterá contra nuestros héroes y, de paso, se marcará un solo al inicio de la segunda parte que arrancará al público entre aplausos incontenibles.

Espejismos, Alcina, Amor, Capricho, Händel, Orquesta

En cuanto a recursos escénicos, más allá de la joya de la corona, que para mí es el vestuario de cada uno de los intérpretes, obra de Jorine van Beek, destacan el propio entorno, la escenografía desmontable y giratoria, con sus estudiados ángulos, luces y perspectivas; así como la coreografía de los esclavos o las multiplicadas identidades de los protagonistas, proyectadas en momentos de exaltación del amor o el capricho amoroso, así como con el sometimiento y la tentación de aquellos espejismos.

De hecho, en esa segunda mitad, también la orquesta barroca, todo madera, será acompañada de forma excepcional por dos vientos metal y una percusión dominante en momentos álgidos. Me gustó presenciar el buen ánimo que había entre los músicos, las miradas cómplices entre compañeros, quizás con alguna broma interna, o cómo algunos alzaban la barbilla para atisbar algo de lo que ocurría sobre el escenario. Impresionantes las flautas, con presencia exclusiva en determinados pasajes, así como la chelista y la joven intérprete de la clave, sobresalientes.

Alcina está disponible, rezaba el libreto, en el Teatro de la Maestranza de Sevilla durante los días 8 y 10 de febrero de 2024, por lo que me encantaría recomendarles a los vivos que aún están a tiempo de disfrutarla. ¿A quién no le gustaría una obra en el que la protagonista se infiltra en la isla de una poderosa hechicera para salvar a su amado? Yo tomo nota, nunca viene mal algo de amor, magia oscura y espejismos para atrapar al espectador.

Espejismos, Alcina, Amor, Capricho, Händel, Orquesta


Puedes consultar otros artículos del autor haciendo clic aquí

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Siguenos en:

4,499FansMe gusta
1,134SeguidoresSeguir
818SeguidoresSeguir
527SuscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

En Sant Jordi, los libros inundan la ilicitana Plaça de Baix

El Día de Sant Jordi, autores, libreros y público (la Infiltrada incluida) se encontraron en la Feria del Libro, que por primera vez se...

Nuevo Curso de Creación Literaria Inicial con Espido Freire en Escuela 17 Musas

La Escuela 17 Musas reta a los incipientes creadores literarios con el nuevo Curso de Creación Literaria Inicial que imparte Espido Freire durante el...

Benjamín Prado imparte un Taller de Poesía en el Espacio 17 Musas

El poeta se pone al frente del Taller de Poesía: «Cómo hacer un poema de todos que sólo pueda ser tuyo». Prometió volver. Y...

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...
- Advertisment -spot_img

Aforismos Espidianos

En Sant Jordi, los libros inundan la ilicitana Plaça de Baix

El Día de Sant Jordi, autores, libreros y público (la Infiltrada incluida) se encontraron en la Feria del Libro, que por primera vez se...
- Advertisment -spot_img

Segundas Intenciones

En Sant Jordi, los libros inundan la ilicitana Plaça de Baix

El Día de Sant Jordi, autores, libreros y público (la Infiltrada incluida) se encontraron en la Feria del Libro, que por primera vez se...
- Advertisment -spot_img

Mas populares