lunes, noviembre 30, 2020
Inicio Literatura Narrativa Berlín 1945, el último estertor del imperio nazi

Berlín 1945, el último estertor del imperio nazi

Berlín 1945, el último estertor del imperio nazi, es el séptimo artículo de una serie que dedicaré a los escenarios, los personajes y la atmósfera de mi novela Stuka.

El Berlín del verano olímpico de 1936 y los últimos cabarets, la capital del Tercer Reich en los días del derrumbamiento del régimen nazi, asediada la ciudad por el Ejército Rojo en 1945, los pueblos escalonados del Alto Maestrazgo y un epílogo inquietante en el aeródromo de La Virgen del Camino son algunos de los lugares donde transcurre la trama de Stuka, una novela sobre la identidad sexual y la violencia que sufren las mujeres en tiempo de guerra, más allá de la historia negra de un bombardero.

Os invito a hacer conmigo este recorrido.


Berlín 1945, el último estertor del imperio nazi

El río Spree parecía un estercolero de ceniza. Toda la inmundicia de la guerra se deslizaba por el cauce de aguas sucias, en busca del mar. De día, las temibles fortalezas volantes de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos bombardeaban la ciudad moribunda. De noche, eran los Lancaster y los Halifax de la RAF los que se vengaban del Blitz sobre Londres, de los ataques a las ciudades industriales de Inglaterra y a las localidades turísticas de la costa del sur. Todo para derrumbar la moral de la población.

Y ahora las tornas habían cambiado. Berlín era un cadáver; el del régimen nazi en plena descomposición. El Ejército Rojo comenzaba a cercar la capital. El eco de las violaciones que sufrían las mujeres alemanas a su paso había llegado hasta el corazón del Imperio de los Mil Años, tan frágil, y las muchachas preferían perder la virginidad con un desconocido en los parques, siempre que fuera alemán.


Vuelo sobre las ruinas de Berlín, julio de 1945. Kameramann des Special Film Project 186 der United States Army Air Forces (USAAF). Wikimedia Commons


En los refugios antiaéreos, abarrotados, colocaban velas en el suelo para comprobar que todavía quedaba oxígeno. Si la vela se apagaba, lo cuenta el historiador Anthony Beevor, había que evacuar el recinto para no morir asfixiado.

Y eso es lo que hace Olena Holub, la mano de obra semiesclava que protagoniza el tramo final de la novela Stuka. Olena, obligada a fabricar en el aeródromo de Tempelhof los aviones que han bombardeado Ucrania, de donde procede. Y la mirada de Olena nos describe un Berlín en ruinas. Los templos de la noche como el Teatro Wintergarten, que aparece en el comienzo del relato, han caído bajo las bombas aliadas. La música de los cabarets, los aplausos del público que asistía entusiasmado a las hazañas atléticas de Jesse Owens en los Juegos Olímpicos de 1936, el momento de mayor esplendor de los nazis, son otro eco tapado por los escombros.

Y Olena, que busca a su padre y ha perdido a su hermana, no tiene miedo de los soviéticos, sus liberadores piensa, hasta que se encuentra de golpe con la realidad.

El Berlín del hundimiento nazi, una ciudad convertida en un escenario de Dante, es el telón de fondo del desenlace de Stuka, una novela vertiginosa como el vuelo en picado de aquellos aviones con alas de gaviota invertida que habían marcado el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Pero las sirenas del Junker 87, ese era su nombre de fábrica, las inquietantes Trompetas de Jericó que anunciaban el horror a las víctimas de sus bombardeos, están apagadas.

Raising a Flag over the Reichstag, by Yevgeny Khaldei
Raising a Flag over the Reichstag, by Yevgeny Khaldei. Mil.ru, CC BY 4.0, via Wikimedia Commons

El Stuka ya es un avión obsoleto. Atreverse a volar con un modelo lento y pesado sobre el cielo de Berlín, en los últimos días del conflicto, casi es un suicido. Y lo sabe Heiko Weber, el piloto nazi que ha manejado el avión en el Alto Maestrazgo, cuando se fogueaba en el Legión Cóndor para ayudar a las tropas de Franco; en los cielos de Polonia, aterrorizando a los eslavos; en la Batalla de Inglaterra, vapuleado por los Spitfire; o sobre el río Dniéster, en la frontera entre Ucrania y Rumanía, armado con dos cañones y convertido en un verdadero rompetanques en un intento desesperado de frenar el implacable avance del Ejército ruso.

Y los rusos no perdonan. Han sufrido la ira de la Operación Barbarroja. Han visto su territorio mancillado por la invasión de los nazis, que consideraban subhumanos a los soldados soviéticos. Privados de esa dignidad, era más fácil asesinarlos cuando caían prisioneros. Y han contemplado, horrorizados, las masacres que sus enemigos cometían sobre la población civil.

Así que no se puede esperar clemencia de ellos. La violación es un arma de guerra. Un instrumento de castigo. Y así lo alienta el régimen de Stalin, otro carnicero. De esta forma, lo que durante mucho tiempo ha sido un tema tabú, la doble condición de víctimas de las mujeres en los conflictos armados, se convierte en el latido profundo de la novela. Lo escribí en el primer artículo de esta serie a la que todavía le quedan algunos capítulos; Stuka es algo más que la historia de un avión siniestro.


Portada Stuka Carlos Fidalgo Algaida Novela
Portada de Stuka, la nueva novela de Carlos Fidalgo Editorial Algaida.

Stuka, la novela de Carlos Fidalgo, coordinador del departamento de Periodismo de Espacio 17 Musas, ha sido galardonada con el Premio Letras del Mediterráneo de Novela Histórica que concede la Diputación de Castellón. Ha sido editada en formato digital y papel, puedes consultar donde está disponible en la página web de Algaida Novela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos en:

4,499FansMe gusta
1,134SeguidoresSeguir
818SeguidoresSeguir
527suscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...

Ciclo Lucha de Gigantes empieza con Andrés Suárez y Carlos Vega como protagonistas

Vicky Gastelo modera el ciclo Lucha de Gigantes, un encuentro virtual y didáctico entre cantautores en el Espacio 17 Musas. La música ocupa un lugar...

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...

Marina V. Beckett presenta el Espacio 17 Musas en Colombia

Desde la Secretaría de Cultura de Cali (en Colombia) se acercan a Espacio 17 Musas. Convencidos de que la nueva normalidad plantea un reto...
- Advertisment -

Aforismos Espidianos

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...
- Advertisment -

Segundas Intenciones

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...
- Advertisment -

Mas populares

En el amor no importa demasiado lo que se diga… Aforismos Espidianos

En el amor no importa demasiado lo que se diga. En el dolor, cada palabra pesa como una piedra que señale una tumba. Espido Freire Te invitamos...

Gloria Fortún: el puente de las voces olvidadas

Gloria Fortún es una mujer imparable. Es escritora, traductora y activista feminista, pero, sobre todo, una luchadora. Ella misma se define como una ciudadana...

Encontrarás un amor… Haikus JLF

¿Encontrarás un amor que no hiera? Trenes y espinas. José Luis Ferris Te invitamos a leer también los relatos y otros artículos de José Luis Ferris...

Baba Yagá, porque los monstruos que más miedo dan son los reales

A veces todos los astros se alinean y nace la magia, como ocurrió con el nacimiento de Baba Yagá. Cuenta su autora María Zaragoza...