miércoles, octubre 5, 2022
InicioLiteraturaNo hay bisontes en los valles de amapolas o cómo la amapola...

No hay bisontes en los valles de amapolas o cómo la amapola es un símbolo de paz

No hay bisontes en los valles de amapolas expone un entramado de verdades y mentiras que solo podrá superarse en ese latente universo en el que Blanca y su abuela convergen. Una historia de pérdidas, abuso y mucha culpa, pero también un grito de esperanza en un mundo de amapolas, bisontes, chicharras y mariposas azules, que a veces, solo a veces, te muestran el camino hacia la victoria.

 

No hay bisontes en los valles de amapolas (Editorial Sargantana 2022), de María Jesús Puchalt, trata de algo tan real como es la existencia de los secretos familiares, secretos que bien por vergüenza o miedo se ocultan y pesan como una losa no solo en quien los guarda sino también en quienes los ignoran. Esos secretos que ocultamos celosamente quizás si los pusiéramos a la luz harían entender a nuestros seres queridos por qué somos como somos y por qué llevamos, en ocasiones, una coraza. Este tema es una constante en un gran número obras literarias y sin embargo el enfoque es siempre diferente.

Los Estevill son una familia llena de sombras, contrastes y paralelismos; personajes complejos que se afanan en esconder su verdadera identidad. A su llegada a Valencia, Blanca se reencontrará con su abuelo materno, Fernando Estevill, coronel médico del Ejército de Tierra. En él se refugiará para mitigar el dolor por la reciente muerte de su madre, Soledad. En torno a su recuerdo, ambos tejerán un vínculo muy especial. En plena adolescencia, Blanca conocerá a su abuela Pepa, una mujer acibarada y distante que se mueve entre rosarios y remordimientos, pero… ¿quién es Pepa en realidad? ¿Cuál es la causa de su amargura?

De la mano de Blanca, el lector descubrirá un entramado de verdades y mentiras que solo podrá superarse en ese latente universo en el que ella y su abuela convergen. Una historia de pérdidas, abuso y mucha culpa, pero también un grito de esperanza en un mundo de amapolas, bisontes, chicharras y mariposas azules, que a veces, solo a veces, te muestran el camino hacia la victoria.

No estamos ante un thriller ni ante una historia de amor, pues hay muchas, y también de desamor. En realidad es una historia sobre la vida de una familia, con un trasfondo histórico que nos recuerda el hundimiento del submarino C4, hecho poco conocido, en tiempos de paz en aguas baleares, lo que la autora enlanza con el poema de John McCrane, En los campos de Flandes.

En No hay bisontes en los valles de amapolas nos encontramos con una familia, los Estevill, cuya historia iremos conociendo a través de Blanca, una historia, tal y como apunta la propia autora, «de pérdidas, abuso y mucha culpa, pero también un grito de esperanza en un campo de amapolas, bisontes, chicharras y mariposas azules que, a veces, solo a veces, te muestran el camino hacia la victoria».

No hay bisontes en los valles de amapolas
No hay bisontes en los valles de amapolas

La novela describe las costumbres de la sociedad española desde el segundo cuarto del siglo XX hasta 1991 y, además, explica, a través de las experiencias de las tres generaciones de la familia Estevill, las diferencias existentes en una sociedad que parece no cambiar: los privilegios de algunos pocos frente a las clases más humildes que siguen explotadas. Y esto la autora lo consigue con pericia a través de unos personajes muy bien caracterizados y creíbles, especialmente a través de Blanca y de su abuela Pepa, y a través de una trama de búsqueda de la felicidad. Y todo ello en un marco muy especial: la luz y el mar de Valencia.

Consta de tres partes y combina el presente de Blanca y el pasado de Pepa. La primera, mediante un narrador omnisciente, se corresponde con la infancia de Blanca, nuestra protagonista. En la segunda, el narrador en primera persona es Blanca. En la tercera parte, también a través de Blanca, descubriremos la verdadera historia de la familia Estevill.

Además de los personajes principales ya mencionados, me han encantado algunos secundarios: Fernando Estevill, el abuelo de Blanca; Engracia, la criada de Pepa; y, por supuesto Carmen, la abuela paterna de Blanca, que me ha provocado más de una risa.

Una novela que merece ser leída y disfrutada, con personajes femeninos fuertes que sobreviven a los abusos y se convierten en inolvidables.

Sobre la autora

María Jesús Puchalt, licenciada en Derecho, ha estado vinculada, durante los últimos veinte años, a la Administración Pública, especialmente a la gestión cultural. Al frente de l’Institució Alfons el Magnànim creó el Premio de Novela Negra de la Diputación de Valencia. En la actualidad se encuentra totalmente volcada en la literatura,es jurado del Premio de Narrativa del Ateneo Mercantil de Valencia, colabora como lectora de manuscritos en una agencia literaria, imparte talleres de escritura y participa en varios clubs de lectura.

Mar de azahar fue su primer título publicado (Versátil). También es coautora de 15 Miradas a la Libertad (Almuzara).

Inscríbete gratis al club de lectura con la autora que será el próximo 27 de septiembre


Te invitamos a leer otras reseñas de libros y artículos de Sandra de Oyagüe.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Siguenos en:

4,499FansMe gusta
1,134SeguidoresSeguir
818SeguidoresSeguir
527SuscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

En Sant Jordi, los libros inundan la ilicitana Plaça de Baix

El Día de Sant Jordi, autores, libreros y público (la Infiltrada incluida) se encontraron en la Feria del Libro, que por primera vez se...

Nuevo Curso de Creación Literaria Inicial con Espido Freire en Escuela 17 Musas

La Escuela 17 Musas reta a los incipientes creadores literarios con el nuevo Curso de Creación Literaria Inicial que imparte Espido Freire durante el...

Benjamín Prado imparte un Taller de Poesía en el Espacio 17 Musas

El poeta se pone al frente del Taller de Poesía: «Cómo hacer un poema de todos que sólo pueda ser tuyo». Prometió volver. Y...

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...
- Advertisment -spot_img

Aforismos Espidianos

En Sant Jordi, los libros inundan la ilicitana Plaça de Baix

El Día de Sant Jordi, autores, libreros y público (la Infiltrada incluida) se encontraron en la Feria del Libro, que por primera vez se...
- Advertisment -spot_img

Segundas Intenciones

En Sant Jordi, los libros inundan la ilicitana Plaça de Baix

El Día de Sant Jordi, autores, libreros y público (la Infiltrada incluida) se encontraron en la Feria del Libro, que por primera vez se...
- Advertisment -spot_img

Mas populares