sábado, septiembre 26, 2020
Inicio Música Maestría en theremín, la música distante de Javier Díez

Maestría en theremín, la música distante de Javier Díez

Theremín y distopía. Javier Díez Ena ha sido uno más en este 2020 cargado de distancia social y prohibiciones. Pero la mente siempre encuentra grietas en las limitaciones por las que podemos fluir. Javier Díez se ha destacado en domar el único instrumento en el mundo que se toca sin contacto: El theremín. Un instrumento que encaja perfectamente en la misma ciencia ficción en la que luchamos por sobrevivir.


Un científico creó la excepción en música. Su nombre era Lev Sergeyevich Termen (Leon Theremin para occidente) y estudiaba cómo detectar el movimiento a través de las ondas. En 1919 su idea tomaba forma. Leon apreció que se generaba una frecuencia sonora diferente cuando intervenía un cuerpo dentro del campo electromagnético de su invento. Esto le llevaría al theremín. El primer instrumento electrónico de la historia.

El theremín es el único instrumento que emite música generada al agitar las manos en el aire. Esa suspensión debe ir con una rígida posición del cuerpo que no distraiga la afinación. Lejos de ser sencillo, requiere resistencia física y una concentración muy elevada.

Javier Díez ha dedicado casi dos décadas a dominar esa levitación musical. Y seguirá sumando. A día de hoy destaca internacionalmente. Y no es de extrañar. Díez es un músico consagrado con dieciocho años de experiencia grabando discos, no digamos sobre las tablas.

Multinstrumentista, aunque se ha focalizado en el contrabajo y el theremín. Ha colaborado con un gran abanico de intérpretes y otros artistas del teatro y cine. Por no hablar de su inclinación musical dentro de su labor periodística. Por todo ello merece la pena conocer quién es Javier Díez y qué supone ese instrumento inclasificable sacado de un laboratorio.

Alberto Revidiego Pérez: Me encantaría saber cómo te encaminaste en la música. ¿Ya venía marcada esa inclinación en la infancia?

Javier Díez: La música me acompaña desde pequeñito pero la voluntad de ser músico vino bastante después. La primera iluminación musical sucedió a los 9 años. Vi un documental en la tele sobre los Beatles y oír esos temas me hipnotizó. Noté algo dentro que nunca había sentido, como un frenesí interno. Una emoción que comenzó a vibrar y que ya nunca ha dejado de hacerlo.

El surgimiento de un theremista o cómo el theremín llega al músico despierto

Leon Theremin MrJam Centro Moderno de Música
Leon Theremin MrJam Centro Moderno de Música

A: Conforme confesaste en otras ocasiones, conociste el theremín a mediados de los años noventa, de forma azarosa, incluso escalonada. El directo de Man Or Astroman?, al identificar el theremín de Lydia Kavina en la película “Ed Wood” de Tim Burton o al leer el libro “Incredibly Strange Music”. ¿Cómo recuerdas sentirte al ir investigando?

J: Al principio fue un descubrimiento más. Me metí en el theremín poco a poco. Sentí que todo me iba abocando a ese instrumento, todo lo que citas y muy especialmente ese libro. Una vez que tuve un theremín en mis manos lo mío fue cabezonería. Los primeros meses me parecía algo imposible.

A: En 2004 consigues hacerte con un theremín. Antes de ese momento supongo que viste a otros theremistas. ¿Te hacías por entonces una idea del esfuerzo que se requeriría para dominarlo?

J: La verdad es que lo que vi en los noventa fue gente utilizándolo más como efecto llamativo que como instrumento propiamente dicho. Luego vi el documental “Theremin, an Electronic Odyssey”. Descubrí el instrumento en su esplendor con Clara Rockmore. La verdad es que hasta que no te pones delante de uno no te haces idea de lo tremendamente difícil que es tocarlo.

Yo fui autodidacta, basándome en el documental y en cosas que iba leyendo en el foro “Theremín Hispano”, que fue básico para los que empezamos por aquella época. Allí me enteré en 2005 de la visita de Pamelia Kurstin a Madrid. Me dio una clase particular en la que aprendí mucho, y en la cual decidí ser theremista zurdo como ella, siendo contrabajista diestro, también como ella. Ahí está el truco.
Después he podido recibir clases puntualmente de las otras dos grandes theremistas de las últimas décadas, Lydia Kavina y Carolina Eyck. En el theremín hay poca unificación de técnicas.

La musica distante de Javier Diez
La musica distante de Javier Diez

A: ¿Y ahora cómo son los ensayos una vez adquirida la técnica?

J: Lo que yo hago es un popurrí de lo aprendido de estas tres virtuosas y una técnica muy mía, producto de tantos años practicando libre y sin vigilancia académica. La técnica que más utilizo es la de Carolina Eyck y algunos trucos de mi cosecha, sobre todo la manera de realizar el vibrato. Tocar el theremín es un reto siempre, pero más cuando dejas de tocar durante días o semanas.

No solo se trata de afinar en el aire sino de hacer correctamente los loops, acordarte de todas las partes, en el orden correcto de efectos… Eso requiere días y días para volver a estar más o menos fino para defenderlo en directo. He optado por un camino muy complicado. Si tocar el theremín ya es algo muy difícil y sufrido, mi proyecto (Theremonial) riza el rizo, soy consciente de ello.

Vivir en la distancia social y musical

A: En estos meses de confinamiento muchos artistas no han parado de trabajar y otros no podían concentrarse. ¿Cómo fue tu encierro?

J: Para mí cualquier confinamiento puede ser muy provechoso. A pesar del teletrabajo que excedió horarios, he grabado varias colaboraciones, hecho conciertos y acabado de armar un nuevo disco de theremín más volcado en la música de baile. También he escrito nuevo material para L’Exotighost. He dormido poco en este confinamiento.

A: ¿Cómo ha sido ensayar con un instrumento que representa tan bien esa necesidad de impedir el contacto físico?

J: (Risas) Perfecto, lo más apropiado para estos tiempos. Ha habido muchas bromas y memes en ese sentido.

A: ¿Y qué tal la repercusión de este segundo disco de Theremonial?

J: La acogida ha sido buena e inevitablemente diferente según el lugar y quién lo organizaba.

L'Exotighost
L’Exotighost. Pagina Oficial de Facebo de L’Exotighost

A: Muchos, cuando oyen al theremín, lo primero que rememoran son las películas de ciencia ficción, etiqueta que injustamente se le atribuye en exclusiva. ¿Cómo dirías que ha influido e influye el theremín en la cultura popular?

J: Ha influido mucho, pero de una manera subrepticia e inconsciente. Casi todo el mundo ha oído alguna vez un theremín en su vida pero solo una pequeña parte conoce el instrumento. La utilización para connotar un estado alterado o paranormal ha sido un éxito ya que todas esas películas no hubieran sido las mismas si no se hubiera empleado un theremín (por ejemplo, “Recuerda” o “Días sin huella”).

A: ¿Deseas hacer alguna reivindicación como músico en esta situación que estamos viviendo en España?

J: Sí, por supuesto. Es doloroso conocer de primera mano las exigencias extremas que se piden para organizar un concierto y para otro tipo de reuniones no se contempla ni se estudia apenas medida alguna. Los programadores tienen que hacer equilibrios dificilísimos, con las distancias, con los aforos, con las cuentas y con unos protocolos extremos mientras que en las terrazas la gente se aprieta sin mascarilla, y no digamos ya los medios de transporte, codo con codo durante horas en un espacio cerrado. Para acto sangrante, acabo de enterarme que en Puerto de Santa María se ha hecho una corrida de toros con miles de personas ocupando el aforo normal y sin ninguna distancia.


Te invitamos a leer otras reseñas de libros y artículos de Alberto Revidiego y leer la entrevista a Javier Díez en su versión extendida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos en:

4,119FansMe gusta
705SeguidoresSeguir
658SeguidoresSeguir
418suscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...

Marina V. Beckett presenta el Espacio 17 Musas en Colombia

Desde la Secretaría de Cultura de Cali (en Colombia) se acercan a Espacio 17 Musas. Convencidos de que la nueva normalidad plantea un reto...

Benjamín Prado concede licencia para mentir

Licencia para mentir como título para un taller de poesía que Benjamín Prado imparte la primera semana de agosto, sin que la canícula contemple...

La cocinera de Castamar es un idioma secreto que va tocando las almas

Fernando J. Múñez habla de su primera novela publicada, La cocinera de Castamar, que será adaptada en serie de televisión, y de sus próximos...
- Advertisment -

Aforismos Espidianos

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Segundas Intenciones

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Mas populares

¿Esto suena a Rap? Rompiendo tópicos

¿Esto suena a Rap? El sonido del Rap se asocia a una instrumental de cuatro por cuatro. Para el profano solo consiste en fraseos...

La Ruta de los Monasterios de la provincia de Burgos

El recorrido que os proponemos es conocido como la Ruta de los Monasterios. Este itinerario nos llevará hasta las estribaciones de la Sierra de...

Cuenta hasta diez… Haikus JLF

Cuenta hasta diez y déjame olvidarte. Cárcel de amor. José Luis Ferris Te invitamos a leer también los relatos y otros artículos de José Luis Ferris...

El Experimento Stuka y los bombardeos de la Legión Cóndor en el Alto Maestrazgo

El Experimento Stuka y los bombardeos de la Legión Cóndor en el Alto Maestrazgo, es el segundo artículo de una serie que dedicaré a...