sábado, abril 17, 2021
Inicio Música Lucia di Lammermoor y la locura en el belcanto operístico

Lucia di Lammermoor y la locura en el belcanto operístico

La ópera de Gaetano Donizetti «Lucia di Lammermoor» reúne varias características del Romanticismo. Tiene castillos en ruinas, cementerios, fantasmas. Y además, tiene la escena de locura más famosa de la ópera. Enloquecer y morir. Lo que el público espera.


El Romanticismo priorizaba el sentimiento sobre la razón. Lo contrario a lo que sucedía en la época precedente del Clasicismo. Por otro lado, los cantantes querían lucirse y el público también lo pedía. Así nacieron las arias de locura.

En el transcurso de estas escenas la música desdibuja las palabras. La obra lleva la voz a los límites de las posibilidades. La síntesis de música y texto expresa pérdida de razón. La gran mayoría de las veces, son arias cantadas por protagonistas femeninas. Generalmente enloquecen asediadas por el entorno. Este es el caso de Lucia.

Lucia, la protagonista esperada

Lucia di Lammermoor, la protagonista, es una joven huérfana. Su hermano Enrico la obliga a casarse con un noble, Arturo de Bucklaw, para salvar a la familia de la ruina. Ella ama a Edgardo, quien también la ama. Sin embargo se ve forzada al casamiento impuesto. Una vez concluida la ceremonia de bodas, Lucia enloquece y mata a su flamante esposo. Le sigue la esperada escena de delirio. Luego ella muere.

Maria Callas como Lucia di Lammermoor. Archivo Metropolitan Opera New York. 1953
Maria Callas como Lucia di Lammermoor. Archivo Metropolitan Opera New York. 1953

Hasta el momento del aria de la locura, Lucia di Lammermoor se desarrolla en forma lineal, tanto en la música como en el texto literario. Una escena sucede a la otra con cuidada cronología. Cuando comienza «Il dolce suono» (El dulce sonido), la temporalidad se rompe. La demencia es irreversible.

Donizetti toma elementos que aparecieron previamente en la obra. Los reitera modificándolos. La estructura de la música se vuelve fractal. Se vuelve evidente lo que siempre escuchamos. Emerge lo latente y se exageran los afectos.

La escena de la locura de Lucia

El aria comienza con la evocación de la voz de Edgardo, que Lucia siente que escuchó. Es aquí cuando una melodía interpretada por la flauta comienza a despegarse del resto de la orquesta. Es un sonido que siempre estuvo presente, pero esta vez sale a la superficie. La música del aria, incluyendo la flauta solista, pertenece al relato. Es decir, es escuchada por el espectador, no por los personajes.

Marcella Sembrich como Lucia di Lammermoor. Archivo Metropolitan Opera New York. 1883
Marcella Sembrich como Lucia di Lammermoor. Archivo Metropolitan Opera New York. 1883

El imaginario encuentro con su amado es interrumpido por la aparición de un fantasma. Ya en el primer acto Lucia percibía fantasmas. Aquí el sonido de la flauta se funde al de toda la orquesta. «Sorge il tremendo fantasma e ne separa!» (Surge el tremendo fantasma y nos separa).

Cuando Lucia, siempre en su delirio, vuelve a encontrarse con Edgardo, también regresa el sonido de la flauta solista. «Qui ricovriamo, Edgardo, a piè dell’ara…» (Aquí nos refugiamos, Edgardo, al pie del altar). La exageración de los afectos es constante.

La cumbre de la locura en Lucia

Se produce el momento de mayor exposición. La orquesta deja de sonar. Solo escuchamos la flauta y la voz de la Lucia dialogando. Ya no hay palabras. Estas se desdibujaron en sonidos abstractos.

Donizetti elige mostrar la cumbre de la locura con la eliminación de lo verbal. La palabra siempre está asociada a la razón. Su falta se relaciona directamente a la pérdida de esta.

Joan Sutherland como Lucia di Lammermoor. Archivo Metropolitan Opera New York. 1961
Joan Sutherland como Lucia di Lammermoor. Archivo Metropolitan Opera New York. 1961

Por otro lado, Lucia en su dialogo con la flauta se convierte en el único personaje que escucha la música. Hasta ahora el único privilegiado en escucharla era el público. Así la heroína se incorpora al universo del espectador. Y simultáneamente, este es arrastrado a la locura de ella.

Lucia en su camino sin retorno

Llega Enrico y con él se reincorpora la orquesta y los otros cantantes. Lucia nunca regresa a la supuesta cordura. Finalmente cae inerte. Los otros personajes, quizás por primera vez en la ópera, la compadecen.

Lucia di Lammermoor es un icono imprescindible de la locura en la ópera. La escena se desarrolla tomando el exceso como referencia. El melodrama romántico está es su apogeo. El arte de conectar con el espectador a través de la demencia.


Te invitamos a leer otras artículos de María Concepción Perré en Revista 17 Musas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos en:

4,499FansMe gusta
1,134SeguidoresSeguir
818SeguidoresSeguir
527suscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

Nuevo Curso de Creación Literaria Inicial con Espido Freire en Escuela 17 Musas

La Escuela 17 Musas reta a los incipientes creadores literarios con el nuevo Curso de Creación Literaria Inicial que imparte Espido Freire durante el...

Benjamín Prado imparte un Taller de Poesía en el Espacio 17 Musas

El poeta se pone al frente del Taller de Poesía: «Cómo hacer un poema de todos que sólo pueda ser tuyo». Prometió volver. Y...

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...

Ciclo Lucha de Gigantes empieza con Andrés Suárez y Carlos Vega como protagonistas

Vicky Gastelo modera el ciclo Lucha de Gigantes, un encuentro virtual y didáctico entre cantautores en el Espacio 17 Musas.La música ocupa un lugar...
- Advertisment -

Aforismos Espidianos

Nuevo Curso de Creación Literaria Inicial con Espido Freire en Escuela 17 Musas

La Escuela 17 Musas reta a los incipientes creadores literarios con el nuevo Curso de Creación Literaria Inicial que imparte Espido Freire durante el...
- Advertisment -

Segundas Intenciones

Nuevo Curso de Creación Literaria Inicial con Espido Freire en Escuela 17 Musas

La Escuela 17 Musas reta a los incipientes creadores literarios con el nuevo Curso de Creación Literaria Inicial que imparte Espido Freire durante el...
- Advertisment -

Mas populares

El papiro de Ani, un estudio sobre El libro de los muertos

Siempre es buen momento para sumergirse en el antiguo Egipto, pero leer El papiro de Ani en este momento cobra mayor significado. Es una...

Todos los libros ostentan… Aforismos Espidianos

Todos los libros ostentan patente de corso. Los libros, no sus autores. Espido FreireTe invitamos a leer otros artículos y aforismos de Espido Freire. También puedes buscar...

Cuando nos despertamos… Adagios JLF

Cuando nos despertamos, cuerpo con cuerpo -alma y noche-, el dinosaurio no solo seguía allí; le acompañaban todas las especies del Jurásico. José Luis FerrisTe invitamos a leer...

La memoria suele quedarse… Aforismos Espidianos

La memoria suele quedarse con lo bueno, pero no olvida los malos libros. Espido FreireTe invitamos a leer otros artículos y aforismos de Espido Freire. También puedes...