miércoles, octubre 28, 2020
Inicio Música Artistas Lluís Capdevila un pianista invocado por el jazz

Lluís Capdevila un pianista invocado por el jazz

Para Lluís Capdevila responder a la llamada del Jazz fue un cambio radical de rumbo. Su apuesta por ser músico de jazz fue absoluta. Se formó en Vermont, Nueva York y ha vuelto a su Priorato natal. Hoy, desde aquella comarca tarraconense, es un músico consagrado. Desarrolla nueva música, imparte clases universitarias y trata de experimentar con su piano frente a barricas de vino. Frecuenta la idea de que todo puede ser posible. Su método e improvisación al servicio del jazz.


El tiempo lo es todo. En música, manda. En la vida, cimenta. No se suele subrayar su importancia como aliado. Ayuda a perdonar o cicatrizar, claro. Pero también curte el punto de vista. Hace comprender que a veces hay que deshacer caminos para hallar nuevos horizontes. Este fue el caso de Lluís Capdevila. La llamada del jazz.

Giro de ciento ochenta grados una vez acabados sus estudios universitarios. Derecho no contemplaba la chispa vital. El jazz se cruzó en su vida como coyuntura. ¿Quién dejaría años de estudios para empezar un camino exigente como es el de ser músico de jazz? El piano de Lluís Capdevila percute desde hace años con ese acierto. Tiene sonido propio.

Está considerado un músico de talento patente, se relaciona con grandes intérpretes del género. Se ha labrado la medalla de profesional, cuyo crecimiento sigue sin contención. Es independiente pero, en paralelo, imparte clases en la Universidad Internacional de La Rioja. Con cuatro discos publicados, al margen de colaboraciones y giras por América y Europa, este artista llega incluso a hacer experimentos que aúnan su piano con otras disciplinas, como puede ser el maridaje de música y crianza de vino.

ALBERTO REVIDIEGO: Lluís Capdevila, los grandes giros que ha dado tu vida en las últimas dos décadas han ido entorno a la música, frente a un piano, para ser concretos. ¿Siempre estuvo ahí la inclinación por la música?

LLUÍS CAPDEVILA: Tenía seis años cuando en el recreo del colegio un chico me enseñó su pequeño teclado CASIO. Intuitivamente, empecé a tocar melodías de The Beatles que había escuchaba en casa con mi radiocasete. En ese instante, descubrí que aquello era lo mío.

Lluís Capdevila
Lluís Capdevila

AR: Con 23 años te decides. Has terminado la carrera en Derecho y vuelas ese mismo verano de 2004 a Estados Unidos. Tu objetivo era un campamento de jazz en Vermont. ¿Encontraste en él la reafirmación de esa pasión que ya poseías por el jazz?

LC: Fue un viaje mágico. Salí de Barcelona rumbo a Montreal. Tenía mucho interés por conocer a Sheila Jordan. Ella conoció a Charlie Parker y me interesaba saber cómo eran los músicos de aquella época, si el Jazz era tan académico como me lo vendían o era más una actitud de «lánzate y haz lo tuyo». En el campamento también tope con Harvey Diamond, discípulo del pianista Lennie Tristano, quien me inspiró mucho por su sonido y actitud relajada. Sheila me animó a mudarme a Nueva York para dedicarme a la música.

AR: ¿Fue aquel verano lo que te instauró la certeza de la música como profesión?

LC: En cierta manera sí, aunque más bien como modo de vida. Fue un viaje espiritual que hice solo, en el que pude conectar mis intuiciones de la infancia con músicos veteranos que venían del bebop de Nueva York. Hablando con ellos me di cuenta de que quería hacer lo mismo que ellos y me sentía cómodo en ese entorno.

Viaje al Jazz Neoyorkino

AR: La música jazz te cautivó y apostaste por una formación superior. Vuelas a Nueva York, una de las cunas del jazz. Gracias a una beca Fulbright, empiezas un Máster en interpretación y composición de jazz y música moderna en Queens College. Máster creado por Howard Brofsky en los setenta, otro de los profesores de aquel campamento de verano. ¿Qué supuso para ti aquella formación?

LC: Fue toda una revolución. En agosto de 2007 estar en el Aaron Copland School of Music cambió mi vida, fue un milagro. El trompetista Michael Mossman, director de estudios de Jazz, me apoyó mucho. Incluso me invitó a que fuera con él a los estudios Avatar para ver cómo grababan la banda sonora de Chico y Rita, con sus arreglos y la participación de Jimmy Heath. Allí me presentó a Fernando Trueba.

Tengo un recuerdo muy bonito del trompetista Howard Brosfky. En mi primer campamento de verano, él estaba jubilado y vivía en Vermont. Sin embargo, cuando yo empecé el Máster, Brofsky decidió que no podía vivir más sin la energía musical de Manhattan. Tiró la casa por la ventana y, junto a su mujer, decidieron volver a Nueva York. Se dispuso a impartir la asignatura de Historia del Jazz otra vez en el Queens College, por lo que fui su alumno. Se instalaron en Dumbo, Brooklyn, en un apartamento precioso. Invitaba a sus alumnos a que, los domingos por la tarde, fueran a su casa para tocar en «jam sessions» con él. Aquellas sesiones fueron momentos socializadores mágicos. Ver a un joven desconocido Petros Klampanis llegar con su contrabajo para sólo tocar, conocer a músicos de otras partes del mundo, más toda la bohemia que Howard desprendía, siempre con su copa de vino y sus historias fue oxígeno en mi apretada agenda por querer aprender.

Luca Santaniello Lluis Capdevila y Petros Klampanis
Luca Santaniello Lluis Capdevila y Petros Klampanis

AR: Llega el 2016 y, como si de un proyecto postdoctorado se tratase, debutas con Diáspora. Buenas críticas avalan el álbum. ¿Cómo surgió la idea de aquel disco tras tantos años intensos de música?

LC: No podía irme de Nueva York sin antes grabar un álbum con los temas que había ido escribiendo durante esos nueve años. Grabar Diáspora fue como una despedida de aquella vida de estudiante y es la banda sonora de lo que viví esos nueve años.

Experimentos de Lluís Capdevila al piano

AR: Salió a luz en 2018 un segundo álbum llamado Daybreak explorations. Una selección de improvisaciones de piano grabadas en el auditorio Staller Center for the Arts de la Universidad de Stony Brook (Nueva York) a lo largo de tres años (2013-2016). Siempre los jueves, siempre una hora matutina. ¿Qué buscabas con ese experimento? ¿Alcanzar algo como la escritura automática de los surrealistas? ¿Un estado de meditación creativa?

LC: Sí. Dejar al cerebro libre para crear sin pensar nada. Ver hasta qué punto podía generar música sin un plan preconcebido. Me centraba en estar presente y en mi acción y reacción a los sonidos improvisados. Fue toda una meditación de la que aprendí mucho.

Luca Santaniello Lluis Capdevila y Petros Klampanis
Luca Santaniello, Petros Klampanis y Lluis Capdevila.

AR: Un año después, en 2019, se publicaría Cinematic Radio. Composiciones cercanas para cualquier oído que se preste. Un trabajo junto a Petros Klampanis, al bajo, loops y percusiones, Contando, además, con la colaboración de Tom Harrell y su fliscorno. Has explicado alguna vez que la música de este disco evoca estados de ánimo de cine. ¿Qué significa esto?

LC: Cinematic Radio contiene algunos de los temas escritos en Nueva York que no entraron en el Diáspora y temas que ya escribí en mi apartamento de Reus, a la vuelta. Aquellos fueron tiempos de transición y emociones fuertes. Traté de publicar un álbum con música muy bella y que estuviera bien grabada.

Jazz para bodega y nuevos horizontes

AR: Como comentas, volviste a España, para buscar la esencia que te define. Este 2020 ha sido un año extraño para todos. Lleno de nuevos retos, de extravagancias. Y el azar hace coincidir esta dinámica con la publicación de tu último disco ÈTIM, fruto de la experimentación y, casi podríamos decir, del estudio científico. Vuelves a focalizar tu atención en tu tierra natal, Falset, Priorato. Tierra de viñedos y enoturismo. Y, en este caso, colocas un piano de cola en una bodega… ¿Y qué ocurre?

LC: Volver al punto de inicio después de un viaje de casi veinte años para ponerme a tocar el piano durante un periodo prolongado movió emociones que se tradujeron en las composiciones de ÈTIM. Con tocar y componer soy feliz. Me gustaría profundizar más en la influencia de mi música en el vino, puesto que poder modificar su sabor me parece fascinante. También investigar cómo la música puede curar a las personas e impactar positivamente en la vida de los demás. Que mi música aporte algo positivo para la sociedad que me ha permitido ser como soy.

Lluís Capdevila
Lluís Capdevila al piano en uno de sus concierto de ETÍM

AR: ¿Cuál es tu visión sobre el mundo de la Cultura actual? ¿Te gustaría reivindicar algo sobre el trato que está recibiendo este sector?

LC: Pienso que en comparación con Estados Unidos, por ejemplo, aunque se hable de la España vaciada, aún tenemos la suerte de tener la población repartida en pueblos y ciudades, con sus ayuntamientos, teatros y salas. Tenemos una infraestructura, pero nos falta más cultura, desde la educación, y más música en vivo. A nivel institucional público pienso que se podría ceder más algunos espacios para hacer conciertos, o que los medios de comunicación públicos promocionen más la música. Realmente hay tantas cosas que se podrían hacer. Aunque me conformo con que no se pierda la pasión y el deseo por escuchar música, en vivo y grabada.

AR: ¿Dónde es el lugar más extraño o inaudito dónde dirías que has tocado?

LC: En Siurana (Priorato), para la grabación de mi videoclip del tema Alone, perteneciente al disco Cinematic Radio.

AR: Actualmente estás dirigiendo el Máster en Interpretación y Composición de Jazz y Música Moderna de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR). ¿Cómo te sientes encabezado esa formación? ¿Tratas de subrayar la creatividad y la improvisación, elementos que siempre han destacado en tus proyectos?

LC: Me siento bien porque comparto mis conocimientos y experiencia con gente que tiene interés. Yo no soy una persona de convicciones del tipo «correcto e incorrecto». Me gusta todo lo relativo, la idea de que todo puede ser posible. Quizás por esto soy un músico independiente. Todo lo que he conseguido ha sido trabajando muchas horas, día tras día. Una droga constante que solo obedece a una explicación: Me gusta la música. Y eso es lo que quiero transmitir.


Para conocer sus influencias, profundizar en sus proyectos, experiencias y otros aspectos de su carrera jazzística puedes leer la versión extendida de la entrevista en blog de Alberto Revidiego.

Te invitamos a leer otros artículos de Alberto Revidiego en la Revista 17 Musas.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos en:

4,499FansMe gusta
1,134SeguidoresSeguir
818SeguidoresSeguir
527suscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...

Ciclo Lucha de Gigantes empieza con Andrés Suárez y Carlos Vega como protagonistas

Vicky Gastelo modera el ciclo Lucha de Gigantes, un encuentro virtual y didáctico entre cantautores en el Espacio 17 Musas. La música ocupa un lugar...

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...

Marina V. Beckett presenta el Espacio 17 Musas en Colombia

Desde la Secretaría de Cultura de Cali (en Colombia) se acercan a Espacio 17 Musas. Convencidos de que la nueva normalidad plantea un reto...
- Advertisment -

Aforismos Espidianos

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...
- Advertisment -

Segundas Intenciones

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...
- Advertisment -

Mas populares

Rebeca una vez más. Cap 23. Perdidos en el Tiempo

Con motivo del estreno de la nueva versión del film Rebeca (Ben Wheatley, 2020), algunas consideraciones sobre la moda de los remakes glamourosos y...

El héroe de plata, la legendaria amistad entre Luz Long y Jesse Owens

El héroe de plata. La legendaria amistad entre Luz Long y Jesse Owens, es el sexto artículo de una serie que dedicaré a los...

Leer solo clásicos… Aforismos Espidianos

¿Leer solo clásicos? ¿Comer solo caviar? Espido Freire Te invitamos a leer otros artículos y aforismos de Espido Freire. También puedes buscar sus masterclass y conferencias...

La plaza y la torre. Cap 23. Perdidos en el tiempo

La plaza y la torre. El historiador Niall Ferguson nos ofrece un acercamiento al enfoque de la Historia Moderna y Contemporánea basado en la...