viernes, enero 22, 2021
Inicio Música Ópera La Cenerentola, una Cenicienta que no pierde zapatos ni se enamora de...

La Cenerentola, una Cenicienta que no pierde zapatos ni se enamora de príncipes

La Cenerentola (La Cenicienta) ópera de Gioacchino Rossini se basa en la versión clásica del cuento homónimo de Charles Perrault. Se estrenó en Roma, en 1817 y presenta importantes diferencias con respecto al original. No pierde zapatos de cristal. No lucha contra una malvada madrastra. No la ayuda un hada madrina. No se enamora de un príncipe. Sin embargo, La Cenerentola conserva lo esencial: los buenos pueden salir de la opresión y el mal puede derrotarse.


«La Cenicienta» de Charles Perrault responde al modelo del cuento fantástico, presentando elementos mágicos. Con La Cenerentola, Rossini, previendo impedimentos técnicos en el escenario, se propuso no utilizar efectos sobrenaturales. Así es como incorpora situaciones y caracterizaciones de la commedia dell’arte. La historia se resuelve en clave realista, mediante la intriga y el encadenamiento de causas y consecuencias de los hechos. Así crea una de las óperas más desopilantes del belcanto buffo.

Cenerentola sin madrastra

La Cenerentola reemplaza la figura de la Madrastra por la de un padre, Don Magnifico. No queda claro si es realmente su padre o su padrastro. Al igual que la villana original, maltrata a Cenerentola mientras adora a sus otras dos hijas. Este personaje se amolda a los cánones del característico basso buffo que, en las óperas de Rossini, aporta la cuota de comicidad directa. Responde al arquetipo de Pantalone de la commedia dell’arte. Es un tirano ávido de riqueza y poder. Se presenta con su aria Miei rampolli femminini (Mis retoños femeninos).

 

Cenerentola sin hada madrina

Cuentos de Perrault
Autor : Doré, Gustave (1832-1883). Serie de grabados: Les Contes de Perrault, G. Doré, Paris, 1867 (pièce ou n° 23 / 27). Strasbourg, Bibliothèque Nationale Universitaire.

Tampoco existe en la ópera el hada madrina, sino un reemplazo absolutamente humano: Alidoro. Es un sabio filósofo y consejero del príncipe que la ayuda sin poderes mágicos. Proporciona vestido y transporte a Cenerentola de manera realista, sin transformar calabazas ni ratones, en la escena que comienza diciendo «Si. Tutto cangerà» (Si. Todo cambiará). No es un hada que usa magia sino un philosophe iluminista del siglo XVIII, que cree en la bondad intrínseca del corazón humano y en la capacidad de regeneración de los malos.

Cenerentola no se enamora de un príncipe

Por ese mismo humanismo optimista, Rossini usa el recurso cómico del quid pro quo: el cambio de roles entre amo y criado.

Don Ramiro, el príncipe, intercambia vestuario con su escudero Dandini para conocer la verdadera intención de las mujeres que pretenden conquistarlo: «In questa simulata sembianza le belle osserverò» (Con este simulado aspecto observaré a las bellas). Bajo este aspecto de escudero lo conoce Cenerentola.

Cuentos de Perrault
Autor : Doré, Gustave (1832-1883). Serie de grabados: Les Contes de Perrault, G. Doré, Paris, 1867 (pièce ou n° 23 / 27). Strasbourg, Bibliothèque Nationale Universitaire.

Este juego de falsas identidades de criado y señor permite también postular el principio de la nobleza humana por sobre la de sangre. Cenerentola se enamora de Ramiro por lo que efectivamente es a nivel humano, y no por su rango principesco, que ignora. De eso se trata justamente el dúo Un soave non so che in quegli occhi scintillò (Un suave no sé qué en esos ojos brilló).

El contraste entre este ser y parecer genera risa cómplice en el espectador. Paralelamente, Dandini adopta poses de noble por una buena causa. Además demuestra habilidad en su simulacro desde su primera aparición con el aria Come un’ape ne’ giorni d’aprile (Como una abeja en los días de abril).

El cuento ancestral de Cenicienta sirve así de vehículo para ofrecer un contenido humanista: el triunfo no es sólo de los buenos sobre los malos, sino también de la clase social oprimida, encarnada en Cenicienta, sobre la nobleza decadente, mezquina y ridícula, representada por Don Magnifico y las hermanastras.

Cuentos de Perrault
Autor : Doré, Gustave (1832-1883). Serie de grabados: Les Contes de Perrault, G. Doré, Paris, 1867 (pièce ou n° 23 / 27). Strasbourg, Bibliothèque Nationale Universitaire.

Cenerentola sin zapatos de cristal

Por último, tampoco pierde el famoso zapato de cristal. En su lugar, Cenerentola tiene dos brazaletes iguales. Le da uno a Ramiro para que la busque e identifique después de su huída del baile. «Tieni. Cercami; e alla mia destra il compagno vedrai» (Ten. Búscame; y en mi diestra el compañero verás).

 

La ausencia de zapatos de cristal no es casual. Son los clásicos elementos de cuentos de hadas que embellecen a las heroínas debilitándolas e inmovilizándolas. Es doloroso y peligroso usar vidrio en los pies. Cenerentola necesita caminar. Forma parte de la misma visión humanista presente en toda la ópera. No es una obviedad tener fuerzas para caminar.


Te invitamos a leer otras artículos de María Concepción Perré en Revista 17 Musas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos en:

4,499FansMe gusta
1,134SeguidoresSeguir
818SeguidoresSeguir
527suscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

Nuevo Curso de Creación Literaria Inicial con Espido Freire en Escuela 17 Musas

La Escuela 17 Musas reta a los incipientes creadores literarios con el nuevo Curso de Creación Literaria Inicial que imparte Espido Freire durante el...

Benjamín Prado imparte un Taller de Poesía en el Espacio 17 Musas

El poeta se pone al frente del Taller de Poesía: «Cómo hacer un poema de todos que sólo pueda ser tuyo». Prometió volver. Y...

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...

Ciclo Lucha de Gigantes empieza con Andrés Suárez y Carlos Vega como protagonistas

Vicky Gastelo modera el ciclo Lucha de Gigantes, un encuentro virtual y didáctico entre cantautores en el Espacio 17 Musas.La música ocupa un lugar...
- Advertisment -

Aforismos Espidianos

Nuevo Curso de Creación Literaria Inicial con Espido Freire en Escuela 17 Musas

La Escuela 17 Musas reta a los incipientes creadores literarios con el nuevo Curso de Creación Literaria Inicial que imparte Espido Freire durante el...
- Advertisment -

Segundas Intenciones

Nuevo Curso de Creación Literaria Inicial con Espido Freire en Escuela 17 Musas

La Escuela 17 Musas reta a los incipientes creadores literarios con el nuevo Curso de Creación Literaria Inicial que imparte Espido Freire durante el...
- Advertisment -

Mas populares

Susan Calvin. La pionera robopsicóloga de la obra de Isaac Asimov

Susan Calvin, la jefa de robotpsicología creada por Isaac Asimov, debutó en el relato «¡Embustero!» El mismo Asimov reconoce que se enamoró de su...

Escribir nos hace sentirnos… Aforismos Epidianos

Escribir nos hace sentirnos mejor, en general. Pero, paradójicamente, no nos convierte en mejores personas. Espido FreireTe invitamos a leer otros artículos y aforismos de Espido...

Tosca, cuando el espacio real involucra al espectador

En Tosca los escenarios reales son el común denominador entre la escena y el mundo en que vivimos. Hablan, entre otras cosas, de lo...

Se detecta al aficionado cuando… Aforismos Espidianos

Se detecta al aficionado cuando afirma que escribir es algo fácil, natural. Al pretencioso cuando exagera la dificultad de escribir. Y al caso perdido cuando afirma...