jueves, septiembre 24, 2020
Inicio Periodismo Iluminados. Col. 7. El sueño de McSorley

Iluminados. Col. 7. El sueño de McSorley

Iluminados es una de las veintitrés columnas de un «antidiario» del confinamiento publicadas en el mes de mayo en Diario de León. Junto al relato fantástico La luz que no se apaga nunca forman la serie El sueño de McSorley. Esta serie es también un cuento, un monólogo teatral que interpreté en el Festival Celsius 232 de Literatura Fantástica de Avilés, entre la desescalada y los rebrotes.

La Revista Espacio 17 musas recopila ahora todos los textos de la serie El sueño de McSorley, a mitad de camino entre la literatura y el periodismo, entre la realidad y la ficción, como antesala del Curso de Creación Periodística que vamos a programar próximamente.

Una taberna de Nueva York que no ha cambiado en ciento setenta años. Una bodega del Bierzo con un ataúd junto a la barra. Una luz de emergencia en un garaje subterráneo que no se apaga nunca. Una novela sobre la Gran Hambruna que no termino de leer. El eco de las pandemias que han acechado a la humanidad. Y una serie de ruidos en el desván de mi casa durante los días del último confinamiento. 

Bienvenidos a este universo paralelo.


Iluminados

Dos metros entre toallas. Aforo limitado en las playas. Libros a pie de calle, nada de entrar a curiosear, que siempre fue un placer añadido. Decálogos de higiene en la hostelería. Terrazas más amplias. Mamparas, cristales, líneas en el suelo para saber por dónde pisar. Protocolos de desinfección antes de abrir el negocio. Distancia social. O distancia física como prefieren llamarle algunos.

Todo son eufemismos estos días. La «nueva normalidad» es una expresión que nos revela lo anormal que resulta todo esto; pero es que el mundo ha cambiado y tenemos que adaptarnos. Rafa Nadal, el mejor deportista español de la historia, ha afirmado estos días que más que nunca es el momento de proteger el Estado de Bienestar. También, que quiere volver a la antigua normalidad. ¿Y quién no? Pero de momento esto es lo que hay. Mejor esto que tenemos, paseos en franjas horarias, movilidad controlada, contactos reducidos, saludos a distancia y teletrabajo donde se pueda, a que actuemos todos como si no pasara nada. Como si todo siguiera igual.

Lo intentaron en el Reino Unido y ya llevan treinta mil muertos. Y menos mal que el primer ministro Boris Johnson se ha caído del caballo después de pasar por una Unidad de Cuidados Intensivos, afectado de coronavirus.

Algo parecido sucede en los Estados Unidos, donde Donald Trump, que accedió a la Casa Blanca a golpe de bulos, va de ocurrencia en ocurrencia. Allí, la América profunda se echa a la calle a patalear porque no le gustan las limitaciones que impone el confinamiento, con la sanidad desbordada.

Iluminados. Encuentro Bolsonaro Donald Trump
Encuentro presidente de Brasil Jair Bolsonaro y Donald Trump, presidente de EEUU. Palacio Planalto. Autor: Alan Santos. PR

Y en el Brasil de Bolsonaro, otro que se lava las manos, en el doble sentido de la expresión, la gestión de la pandemia es un caos, un sálvese quien pueda. El país carioca hace méritos para desplazar a los Estados Unidos como epicentro mundial del coronavirus.

Sentado en el ordenador, el dichoso ordenador desde el que les escribo para contarles lo que me pasa por la cabeza en un nuevo día confinado, leo en un digital que mi admirada (perdonen el posesivo) Svetlana Aleksiévic ha declarado que en Bielorrusia, el presidente Lukashenko no se toma en serio el peligro del Covid-19. «Vivimos con el virus una situación del estilo de Chernóbil», ha dicho, alarmada, la primera periodista en obtener el Premio Nobel de Literatura solo por su trabajo como informadora (a García Márquez le premiaron ante todo por el realismo mágico), autora de un libro genial sobre las víctimas de la catástrofe nuclear.

Nos sobran (líderes) iluminados, ¿verdad?

Así que volveremos a la playa (al que le guste la arena, el calor y estar rodeado de gente), pero mediremos bien la distancia entre toallas. Volveremos a los restaurantes y nos sentaremos en mesas separadas. Volveremos a las librerías. Pero tardaremos en rozar el lomo de las novelas en las estanterías. Volveremos al trabajo presencial, aunque menos que antes, seguro. Y si después de todo esto por fin aprendemos a no echarnos los muertos a la cabeza, una vez más, habremos avanzado algo.

Y ahora les dejo, que tengo que ir a la farmacia a comprar mascarillas.


Este relato fue publicado el 8 de mayo de 2020 en el Diario de León como parte de la serie Diario de un confinado, el día 54, Iluminados.

El texto es parte del material de trabajo para el Curso de Creación Periodística de Carlos Fidalgo en la Escuela del Espacio 17 Musas

Te invitamos a leer otros relatos y  artículos de Carlos Fidalgo en la Revista 17 Musas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos en:

4,119FansMe gusta
705SeguidoresSeguir
658SeguidoresSeguir
418suscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...

Marina V. Beckett presenta el Espacio 17 Musas en Colombia

Desde la Secretaría de Cultura de Cali (en Colombia) se acercan a Espacio 17 Musas. Convencidos de que la nueva normalidad plantea un reto...

Benjamín Prado concede licencia para mentir

Licencia para mentir como título para un taller de poesía que Benjamín Prado imparte la primera semana de agosto, sin que la canícula contemple...

La cocinera de Castamar es un idioma secreto que va tocando las almas

Fernando J. Múñez habla de su primera novela publicada, La cocinera de Castamar, que será adaptada en serie de televisión, y de sus próximos...
- Advertisment -

Aforismos Espidianos

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Segundas Intenciones

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Mas populares

Lo que mata el amor… Segundas Intenciones

Lo que mata el amor no son las diferencias, sino la indiferencia. Benjamín Prado Te ofrecemos más artículos y aforismos en Segundas Intenciones de Benjamín Prado....

Rosario Curiel afronta la escritura como un entrenamiento vital

«Escrivivir significa “escribir + vivir”, esto es, vivir de manera que la escritura sea algo cotidiano.. Observar la vida. Significa, también, vivir la escritura...

La Traviata y las 6 reglas de juego del melodrama

En la ópera La Traviata, Verdi toma el melodrama sentimental popular y lo sitúa en un contexto cultural distinto: la ópera. No es un...

La patria estremecida por dentro

En La patria estremecida Elizabeth Subercaseaux tiene la mano firme, y no cae en la horrible tentación de escribir una novela romántica o de...