lunes, septiembre 28, 2020
Inicio Periodismo El tren que venció a la gripe. Col. 2. El sueño de...

El tren que venció a la gripe. Col. 2. El sueño de McSorley

El tren que venció la gripe es una de las veintitrés columnas de un «antidiario» del confinamiento publicadas en el mes de mayo en Diario de León. Junto al relato fantástico La luz que no se apaga nunca forman la serie El sueño de McSorley. Esta serie es también un cuento, un monólogo teatral que interpreté en el Festival Celsius 232 de Literatura Fantástica de Avilés, entre la desescalada y los rebrotes.

La Revista Espacio 17 musas recopila ahora todos los textos de la serie El sueño de McSorley, a mitad de camino entre la literatura y el periodismo, entre la realidad y la ficción, como antesala del Curso de Creación Periodística que vamos a programar próximamente.

Una taberna de Nueva York que no ha cambiado en ciento setenta años. Una bodega del Bierzo con un ataúd junto a la barra. Una luz de emergencia en un garaje subterráneo que no se apaga nunca. Una novela sobre la Gran Hambruna que no termino de leer. El eco de las pandemias que han acechado a la humanidad. Y una serie de ruidos en el desván de mi casa durante los días del último confinamiento. 

Bienvenidos a este universo paralelo.


El tren que venció la gripe

Una semana más encerrados en casa y se cumplirán cuarenta años desde que el último tren correo recorrió las vías entre Ponferrada y Villablino. El último convoy de vapor partió de la vieja estación de Ponferrada un 10 de mayo de 1980 después de seis décadas de servicio, avanzó a no más de cuarenta kilómetros por hora a través de los raíles, de los túneles y los puentes que jalonan los sesenta y cuatro kilómetros del trayecto, dejó atrás el pantano de Bárcena, las estaciones de Cubillos, de Toreno, de Páramo, y llegó hasta el final de la línea para regresar después al Bierzo en un viaje irrepetible.

Sentado ante el ordenador, a la hora en la que los mayores de 70 años tienen que volver a sus casas después del primer paseo permitido en cuarenta y ocho días de confinamiento, el portavoz de la Asociación Cultural Ferroviaria Berciana, Daniel Pérez Lanuza, me cuenta por teléfono que aquel día la locomotora 31 que solía tirar del tren correo estaba retirada del servicio y fue otra máquina recién reparada la que engancharon. La vieja dama de hierro no pudo despedirse.

Le digo adiós a Lanuza, levanto la vista de la pantalla y echo un vistazo a la calle. Un anciano rezagado regresa a casa mientras atraviesa el Puente de Hierro, que también lleva la coletilla del alcalde que lo inauguró casi por las mismas fechas en las que dejaba de circular el tren correo; Celso López Gavela. De todos los puentes de Ponferrada es el que más cerca tengo de mi casa.

El Tren minero a vapor de la MSP en Caboalles de Arriba, León1983. Autor. Didier Duforest
Tren minero a vapor de la MSP en Caboalles de Arriba, León 1983. Didier Duforest.

Y cuando dejo de mirar por la ventana leo un texto que nos envía Gregorio Esteban Lobato, hijo de un fundidor que trabajaba en los Talleres Generales de la MSP, donde la empresa reparaba el material rodante. «Se nota fresco al entrar en el vestíbulo» escribe mientras rememora, o reconstruye quizás, el momento del último viaje del vapor a Villablino. «Huele a briqueta quemada», dice. Y describe el quiosco donde vendía regalices, chicles de perrona y rosquillas pequeñas, el reloj de la pared, la campana brillante.

Nos cuenta Lobato, en un arrebato de nostalgia, cómo retumbaban los pistones al ralentí y el fogonero alimentaba la locomotora. Cómo cargaban los bultos en el furgón de cola, el maquinista soltaba el vapor y el factor usaba el silbato para anunciar la salida del tren.

De eso hace cuarenta años. El tren correo es un recuerdo. El tren turístico del que debe tirar la vieja 31 restaurada, una promesa. Y en estos días de movilidad limitada, de paseos reducidos a franjas horarias (y es un alivio), en estos días de incertidumbre ante la «nueva normalidad» a la que debemos acostumbrarnos, me resulta sencillo sentir la misma nostalgia que Lobato, aunque soy demasiado joven y entonces vivía demasiado lejos como para haberme subido al tren correo.

La nostalgia, menuda trampa. Y entonces recuerdo que el año pasado celebramos el centenario del primer tren que circuló entre Ponferrada y Villablino. Era 1919, en plena pandemia de gripe española. Y aunque la enfermedad provocó una desbanda de obreros, ansiosos por regresar a sus casas, los trabajadores que quedaron y los vecinos de los pueblos consiguieron lo imposible y terminaron el trazado antes del plazo previsto.

«El tren que venció a la gripe», titulé aquel reportaje. ¿Podrá el renqueante proyecto del tren turístico vencer hoy al coronavirus?, es la pregunta que me hago mientras decido si a la caída de la tarde saldré a dar un paseo por el Puente de Hierro.


Este relato fue publicado el 3 de mayo de 2020 en el Diario de León como parte de la serie Diario de un confinado, el día 48, El tren que venció la gripe

El texto es parte del material de trabajo para el Curso de Creación Periodística de Carlos Fidalgo en la Escuela del Espacio 17 Musas

Te invitamos a leer otros relatos y  artículos de Carlos Fidalgo en la Revista 17 Musas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos en:

4,119FansMe gusta
705SeguidoresSeguir
658SeguidoresSeguir
418suscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...

Marina V. Beckett presenta el Espacio 17 Musas en Colombia

Desde la Secretaría de Cultura de Cali (en Colombia) se acercan a Espacio 17 Musas. Convencidos de que la nueva normalidad plantea un reto...

Benjamín Prado concede licencia para mentir

Licencia para mentir como título para un taller de poesía que Benjamín Prado imparte la primera semana de agosto, sin que la canícula contemple...

La cocinera de Castamar es un idioma secreto que va tocando las almas

Fernando J. Múñez habla de su primera novela publicada, La cocinera de Castamar, que será adaptada en serie de televisión, y de sus próximos...
- Advertisment -

Aforismos Espidianos

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Segundas Intenciones

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Mas populares

¿Esto suena a Rap? Rompiendo tópicos

¿Esto suena a Rap? El sonido del Rap se asocia a una instrumental de cuatro por cuatro. Para el profano solo consiste en fraseos...

La Ruta de los Monasterios de la provincia de Burgos

El recorrido que os proponemos es conocido como la Ruta de los Monasterios. Este itinerario nos llevará hasta las estribaciones de la Sierra de...

Cuenta hasta diez… Haikus JLF

Cuenta hasta diez y déjame olvidarte. Cárcel de amor. José Luis Ferris Te invitamos a leer también los relatos y otros artículos de José Luis Ferris...

El Experimento Stuka y los bombardeos de la Legión Cóndor en el Alto Maestrazgo

El Experimento Stuka y los bombardeos de la Legión Cóndor en el Alto Maestrazgo, es el segundo artículo de una serie que dedicaré a...