lunes, noviembre 30, 2020
Inicio Literatura Narrativa El terror que llegó desde el aire

El terror que llegó desde el aire

El terror que llegó desde el aire , es el noveno artículo de una serie que dedicaré a los escenarios, los personajes y la atmósfera de mi novela Stuka.

El Berlín del verano olímpico de 1936 y los últimos cabarets, la capital del Tercer Reich en los días del derrumbamiento del régimen nazi, asediada la ciudad por el Ejército Rojo en 1945, los pueblos escalonados del Alto Maestrazgo y un epílogo inquietante en el aeródromo de La Virgen del Camino son algunos de los lugares donde transcurre la trama de Stuka, una novela sobre la identidad sexual y la violencia que sufren las mujeres en tiempo de guerra, más allá de la historia negra de un bombardero.

Os invito a hacer conmigo este recorrido.


Venecia se había levantado en armas contra el Imperio Austriaco. Eran los años del Risorgimento, el tiempo convulso que desembocaría en la unificación de Italia, y los habitantes de la ciudad de la laguna y los canales, la antigua república del mar que había prosperado con el comercio, vieron como el cielo se llenaba de globos aerostáticos cargados de explosivos y manejados por cuerdas desde las líneas enemigas. Por primera vez en la historia, eso dicen las enciclopedias, la guerra llegó a una ciudad desde el aire.

Grabado sobre el bombardeo de Venecia con globos en 1848.
Grabado sobre el bombardeo de Venecia con globos en 1848.

Pero aquel ataque con globos que sufrió Venecia en 1848 no fue nada comparado con lo que iba a ocurrir en el siglo XX.

Cuentan las crónicas que el año 1911, un aviador italiano, uno de aquellos pioneros que volaban en aeroplanos que apenas eran un armazón de hierro cubierto de tela, arrojó cuatro granadas durante la guerra contra el Imperio Turco en Libia. Pero fue dos años después, en la Guerra del Rif que sostuvo España en Marruecos, cuando por primera vez una escuadrilla de biplanos Löhner Pfeil que habían despegado de la base de Cuatrovientos lanzó bombas de diez kilos de peso sobre objetivos militares. Fue el primer ataque aéreo planificado.

La fiera había despertado. Y las ciudades, como le había ocurrido a Venecia con los globos, no se iban a librar del castigo.

Ilustración de un ataque aéreo en la guerra italo turca (1911) en Libia.
Ilustración de un ataque aéreo en la guerra italo turca (1911) en Libia.

Durante la dictadura de Primo de Rivera, España bombardeó desde el aire algunas plazas en el norte de África. Y fue en España, en medio de la Guerra Civil que nos desangró hace ocho décadas, donde se rompió con mayor claridad el tabú de bombardear a civiles en pueblos y ciudades. El fantasma de la guerra total que iba a asolar el mundo durante la Segunda Guerra Mundial cobraba forma.

Ocurrió en Guernica. La Legión Cóndor que reunía a los pilotos y aviadores alemanes que ayudaban a Franco a ganar la contienda ensayó el bombardeo de alfombra en la ciudad más simbólica del País Vasco. Y la ola de indignación se extendió por el mundo, alimentada por una obra tan poderosa como el cuadro que pintó Picasso. Pero durante la guerra hubo otros bombardeos que también causaron impacto. Madrid, asediada por las tropas de Franco, sufrió ataques aéreos a pequeña escala junto a los obuses que enviaba la artillería sublevada y que tomaban a la Gran Vía y al edificio de la Telefónica como punto de referencia. Ni siquiera el Museo del Prado se libró de las bombas incendiarias.

La aviación republicana tampoco dejó de arrojar bombas sobre ciudades como Tetuán, Granada, Zaragoza (donde no llegaron a estallar en la Basílica del Pilar), Córdoba o Sevilla. Y se hizo tristemente famoso el bombardeo del mercado de Cabra, atribuido a un error de los pilotos de los Katiuskas rusos que buscaban tropas italianas acuarteladas en el pueblo cordobés.

Y fue durante el avance de las tropas sublevadas hacia el Mediterráneo para cortar en dos el territorio que aún controlaba la República, en la primavera de 1938, cuando se produjeron graves bombardeos de la Legión Cóndor, que probaba los nuevos aviones de la Luftwaffe, y de la aviación italiana. La ciudad de Castellón, el mercado central de Alicante y los pueblos del Alto Maestrazgo también vieron llegar el terror desde el cielo.

¿Acción de guerra? ¿Experimento genocida para probar el efecto de las bombas que arrojaban los nuevos Stuka junto a los Heinkel y los Dornier? Sin duda, las dos cosas.

Dresde bombardeado. Fotografía icónica de Richard Peter.
Dresde bombardeado. Fotografía icónica de Richard Peter.

El caso es que aquellas operaciones aéreas en la Guerra Civil española sirvieron de antesala al Blitz de los nazis sobre las ciudades inglesas, acabada la Batalla de Inglaterra. Londres, Coventry o las ciudades balneario del Canal de la Mancha sufrieron la rabia de la Luftwaffe.

Y la RAF les devolvió el golpe, ayudada por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, con la campaña de los bombardeos estratégicos (y la expresión parece un eufemismo) que quería acabar con la moral y la economía del Tercer Reich. O los de superficie, que simplemente arrasaban con todo en un área determinada. Era la filosofía del ‘carnicero’ Harris, apodo que le dedicaron al comandante de la RAF que diseñó la estrategia de ataques nocturnos con bombas incendiarias de fósforo. Hamburgo, Colonia, Dresde, Berlín, y otras ciudades del Reich recibieron un castigo inmenso.

Y no encuentro un adjetivo para definir la barbarie que supuso bombardear Hiroshima y Nagasaki con bombas atómicas. ¿Adelantaron el final de la guerra? ¿Ahorraron vidas? ¿Fueron una advertencia de los aliados a la Unión Soviética de Stalin en un momento en que la Guerra Fría parecía solaparse con los últimos coletazos de la Segunda Guerra Mundial? ¿Hacía falta abrasar a los civiles de dos ciudades enteras para terminar con una guerra contra un régimen de pesadilla como era el Imperio Nipón?

Fortalezas Voladoras B-17
Dos estelas de vapor de las fortalezas voladoras B-17 iluminan el cielo nocturno de Europa del Este. Wikimedia.

No dejo de hacerme preguntas mientras observo la cubierta de Stuka, la novela donde narro los bombardeos de la Legión Cóndor sobre el Alto Maestrazgo, y los de los aliados sobre el Berlín sitiado en 1945. Y me imagino a un avión que se lanza en picado y hace sonar las terribles sirenas con las que, a partir de la campaña polaca, los pilotos alemanes aterrorizaban a quienes estaban a punto de recibir una bomba.

La conclusión es evidente. Desde los globos aerostáticos que los austriacos manejaban con cuerdas para bombardear a la díscola Venecia, el hombre no ha dejado en ningún momento de inventar máquinas de matar cada vez más sofisticadas. Más poderosas. Y así nos va.


Portada Stuka Carlos Fidalgo Algaida Novela
Portada de Stuka, la nueva novela de Carlos Fidalgo Editorial Algaida.

Stuka, la novela de Carlos Fidalgo, coordinador del departamento de Periodismo de Espacio 17 Musas, ha sido galardonada con el Premio Letras del Mediterráneo de Novela Histórica que concede la Diputación de Castellón. Ha sido editada en formato digital y papel, puedes consultar donde está disponible en la página web de Algaida Novela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos en:

4,499FansMe gusta
1,134SeguidoresSeguir
818SeguidoresSeguir
527suscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...

Ciclo Lucha de Gigantes empieza con Andrés Suárez y Carlos Vega como protagonistas

Vicky Gastelo modera el ciclo Lucha de Gigantes, un encuentro virtual y didáctico entre cantautores en el Espacio 17 Musas. La música ocupa un lugar...

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...

Marina V. Beckett presenta el Espacio 17 Musas en Colombia

Desde la Secretaría de Cultura de Cali (en Colombia) se acercan a Espacio 17 Musas. Convencidos de que la nueva normalidad plantea un reto...
- Advertisment -

Aforismos Espidianos

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...
- Advertisment -

Segundas Intenciones

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...
- Advertisment -

Mas populares

En el amor no importa demasiado lo que se diga… Aforismos Espidianos

En el amor no importa demasiado lo que se diga. En el dolor, cada palabra pesa como una piedra que señale una tumba. Espido Freire Te invitamos...

Gloria Fortún: el puente de las voces olvidadas

Gloria Fortún es una mujer imparable. Es escritora, traductora y activista feminista, pero, sobre todo, una luchadora. Ella misma se define como una ciudadana...

Encontrarás un amor… Haikus JLF

¿Encontrarás un amor que no hiera? Trenes y espinas. José Luis Ferris Te invitamos a leer también los relatos y otros artículos de José Luis Ferris...

Baba Yagá, porque los monstruos que más miedo dan son los reales

A veces todos los astros se alinean y nace la magia, como ocurrió con el nacimiento de Baba Yagá. Cuenta su autora María Zaragoza...