sábado, junio 15, 2024
InicioDestacadosEl infierno es una chica adolescente

El infierno es una chica adolescente

El infierno es una chica adolescente (Minotauro, 2023) de María Zaragoza se erige como un viaje a través de los enrevesados caminos de la adolescencia. Con una habilidad maestra, la autora nos sumerge en las diversas facetas de esta etapa, revelándola como un laberinto personal para cada individuo, donde la universalidad no excluye la singularidad.


La adolescencia, inevitable y eterna, ha sido tema recurrente en la literatura y ha dejado una impronta imborrable en el cine. Es un período que, al mirar hacia atrás, muchos preferirían no revivir. Sin embargo, la memoria, selectiva por naturaleza, encuentra en El infierno es una chica adolescente un recordatorio ingenioso, impregnado de humor e ironía, de que esta etapa no es tan sencilla como la pintamos.

La autora, con una trayectoria reconocida y galardonada, se destaca por su narrativa envolvente, capaz de sumergir por completo a los lectores en historias aparentemente inverosímiles. Desde el primer relato, «Extraña mimesis adolescente», Zaragoza establece un pacto con los lectores: la promesa de un viaje cautivador que desentraña las complejidades de la identidad femenina, las expectativas sociales y la búsqueda del amor.

Claudia, protagonista de este relato inaugural, se convierte en un reflejo de las presiones y estereotipos que pesan sobre las adolescentes. Su llegada en septiembre, con la fascinación y admiración que despierta en las demás chicas de la escuela, sirve como punto de partida para explorar la necesidad social de conformarse a ciertos estándares. La mirada de Claudia se erige como símbolo de la presión para seguir una única acción, desvelando las expectativas sociales que a menudo coartan la individualidad.

A medida que la trama progresa, Claudia y su relación con Odisseas se convierten en una metáfora del descubrimiento individual y la rebelión contra las expectativas impuestas. La elección de Claudia de no seguir la opinión de su madre se torna un acto simbólico de desafío, resaltando la posibilidad de ser diferente en un mundo que abraza la uniformidad.

El simbolismo alcanza su cenit con la revelación de que, con el tiempo, las chicas dan a luz a pulpos muertos. Este poderoso simbolismo representa expectativas incumplidas, deseos frustrados e ilusiones rotas que a menudo acompañan a la adolescencia. Este elemento no solo añade complejidad al relato, sino que también sirve como recordatorio de que las experiencias adolescentes van más allá de las luchas superficiales.

El infierno es una chica adolescenteEl infierno es una chica adolescente trasciende la etiqueta de una simple colección de historias de terror. Es una exploración profunda de temas universales que afectan a todos en ese viaje infernal llamado adolescencia. La obra se inscribe en la tradición de piezas emblemáticas como Carrie de Stephen King, pero va más allá al explorar la identidad femenina de manera única.

A lo largo del libro, María desafía las convenciones y explora nuevas dimensiones de la adolescencia. Cada relato sirve como ventana a diferentes aspectos de esta etapa, revelando capas de significado y simbolismo que invitan a la reflexión profunda.

La noticia del suicidio de Kurt Cobain al final del relato añade otra capa de complejidad, sugiriendo la influencia de la cultura pop y la tragedia en la formación de la identidad adolescente. Este detalle conecta las experiencias personales de los personajes con el contexto cultural más amplio, proporcionando un marco más completo para comprender las luchas internas y externas que enfrentan.

El resto de relatos, hasta un total de 16, siguen las mismas pautas. Todos recomendables, ninguno innecesario. Así que os recomiendo que los leáis para que podáis ver la realidad desde otro prisma y exorcizar a los demonios de la adolescencia.

En última instancia, El infierno es una chica adolescente destaca la importancia de la autenticidad y la individualidad. La obra cuestiona las construcciones sociales que limitan la diversidad de las experiencias femeninas y ofrece una visión multifacética de la adolescencia que va más allá de las narrativas convencionales.

Y, por si fuera poco las fantásticas y, en ocasiones, oníricas ilustraciones de Ana María Alcañiz así como el formato de la publicación lo convierten en algo más que en un «simple» libro de relatos.

En conclusión, María Zaragoza ha creado una obra que supera las expectativas. El infierno es una chica adolescente no solo entretiene, sino que también desafía y reflexiona sobre la complejidad de la adolescencia. Cada relato es una obra de arte en sí mismo, contribuyendo a un mosaico narrativo que captura la esencia misma de este periodo inolvidable y desafiante.

María Zaragoza nació en Madrid (1982) y creció en Campo de Criptana hasta el año 2000, fecha en la que se traslada a Madrid de nuevo. Obtiene el Premio Psyco-Tau de novela 2002 por Amores que matan. En 2004 obtuvo de la Fundación Antonio Gala una beca para jóvenes creadores.

En 2010 le concedieron el Premio de relatos BCN Week por su historia Una bota de postre. Ese mismo año, el premio de poesía El Buscón 2010 por su poema La canción de Sylvia, un homenaje a Sylvia Plath. También recibe el premio Ateneo joven de Sevilla de novela 2010 por Dicen que estás muerta y además la Beca de Creación Literaria de Castilla-La Mancha 2010.

El año siguiente, en 2011, el Instituto de la Mujer de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha le otorga a María Zaragoza Hidalgo un reconocimiento por su trabajo en favor de la igualdad. Ese mismo año, recibe el segundo premio en castellano Noble Villa de Portugalete 2011 por su relato La moraleja de Caperucita Roja y el premio de novela Ateneo Ciudad de Valladolid 2011 por Los alemanes se vuelan la cabeza por amor.

En 2019 se hace con el Premio de Guión Radiofónico Margarita Xirgu que conceden RNE y Radio Exterior de España por Un candidato para el fin del Mundo y el premio Pedro de Atarrabia de Relatos. En marzo de 2022, recibe el Premio Azorín por La biblioteca de fuego.


Te invitamos a leer otras reseñas de libros y artículos de Sandra de Oyagüe.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Siguenos en:

4,499FansMe gusta
1,134SeguidoresSeguir
818SeguidoresSeguir
527SuscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

En Sant Jordi, los libros inundan la ilicitana Plaça de Baix

El Día de Sant Jordi, autores, libreros y público (la Infiltrada incluida) se encontraron en la Feria del Libro, que por primera vez se...

Nuevo Curso de Creación Literaria Inicial con Espido Freire en Escuela 17 Musas

La Escuela 17 Musas reta a los incipientes creadores literarios con el nuevo Curso de Creación Literaria Inicial que imparte Espido Freire durante el...

Benjamín Prado imparte un Taller de Poesía en el Espacio 17 Musas

El poeta se pone al frente del Taller de Poesía: «Cómo hacer un poema de todos que sólo pueda ser tuyo». Prometió volver. Y...

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...
- Advertisment -spot_img

Aforismos Espidianos

En Sant Jordi, los libros inundan la ilicitana Plaça de Baix

El Día de Sant Jordi, autores, libreros y público (la Infiltrada incluida) se encontraron en la Feria del Libro, que por primera vez se...
- Advertisment -spot_img

Segundas Intenciones

En Sant Jordi, los libros inundan la ilicitana Plaça de Baix

El Día de Sant Jordi, autores, libreros y público (la Infiltrada incluida) se encontraron en la Feria del Libro, que por primera vez se...
- Advertisment -spot_img

Mas populares