domingo, septiembre 27, 2020
Inicio Periodismo El crimen del Estrella del Mar. Col. 9. El sueño de McSorley

El crimen del Estrella del Mar. Col. 9. El sueño de McSorley

El crimen del Estrella del Mar es una de las veintitrés columnas de un «antidiario» del confinamiento publicadas en el mes de mayo en Diario de León. Junto al relato fantástico La luz que no se apaga nunca forman la serie El sueño de McSorley. Esta serie es también un cuento, un monólogo teatral que interpreté en el Festival Celsius 232 de Literatura Fantástica de Avilés, entre la desescalada y los rebrotes.

La Revista Espacio 17 musas recopila ahora todos los textos de la serie El sueño de McSorley, a mitad de camino entre la literatura y el periodismo, entre la realidad y la ficción, como antesala del Curso de Creación Periodística que vamos a programar próximamente.

Una taberna de Nueva York que no ha cambiado en ciento setenta años. Una bodega del Bierzo con un ataúd junto a la barra. Una luz de emergencia en un garaje subterráneo que no se apaga nunca. Una novela sobre la Gran Hambruna que no termino de leer. El eco de las pandemias que han acechado a la humanidad. Y una serie de ruidos en el desván de mi casa durante los días del último confinamiento. 

Bienvenidos a este universo paralelo.


El crimen del Estrella del Mar

El Estrella del Mar zarpó para Nueva York desde el puerto de Queenstown, al sureste de Irlanda, en el octavo día de noviembre de 1847, en plena hambruna provocada por la plaga que había echado a perder la cosecha de patatas.

Viajaban a bordo cientos de emigrantes que huían de la miseria, hacinados en camarotes estrechos, y el primer día de navegación, con los aparejos superiores cubiertos de hielo, ya hubo que encerrar a un camorrista en el calabozo, completamente borracho, aislar en la bodega a un caso sospechoso de fiebre tifoidea, y entregar al océano los restos de tres pasajeros de tercera clase que habían muerto a causa de «una prolongada inanición», según dejó escrito el capitán en su diario; la joven Margaret Farrell, de veintidós años, casada y natural del Enniscorthy, en el condado de Wexford; el adolescente de diecisiete años Joseph English, aprendiz de carretero y nacido en el condado de Cavan; y el bebé James Michael Nolan, que apenas tenía un mes y ocho días, había venido al mundo por tan breve espacio de tiempo en Skibbereen, condado de Cork, y era hijo de madre soltera.

Los pasajeros del Estrella del Mar tenían por delante 2.768 millas náuticas en línea recta hasta Nueva York y veinticinco días de travesía, aunque el capitán Josias Tuke Lockwood escribió en su registro que el barco de doscientos pies de eslora, con proa de clíper, tres mástiles de vela cuadrada aparejados para navegar, una chimenea, carbón de mala calidad y lleno de escoria como combustible, una rueda de paletas lateral para propulsarlo y filtraciones en el techo y los mamparos del entrepuente que obligarían calafatear el casco en dique seco, se desviaría para aprovechar los vientos del Oeste.

La tripulación, en el momento de zarpar, estaba formada por treinta y siete hombres y el pasaje exacto era de «cuatrocientos dos adultos y medio de tercera clase» –como era costumbre, un niño contaba como medio hombre– y quince viajeros alojados en los camarotes de primera; entre ellos un conde arruinado y una condesa, sus hijos y una sirvienta irlandesa que escondía «un secreto abrumador», un conocido columnista del New York Tribune, de vuelta a casa, un cirujano anatómico de Dublín y su hermana, Su Alteza Imperial el marajá Ranjitsinji, «personaje principesco de la India», según lo definió el capitán Lockwood, y un reverendo, doctor en teología y ministro metodista de una localidad inglesa recién ascendido.

El crimen del Estrella del Mar detalle portada Editorial Booket
El crimen del Estrella del Mar, Joseph O’ Connor. Detalle de la portada, Editorial Booket

También viajan a bordo un aspirante a novelista, un compositor de baladas revolucionarias y «un asesino ávido por consumar su venganza» antes de que acabaran los veinticinco días de travesía.

A leer esta novela de Joseph O’ Connor, El crimen del Estrella del Mar, quería haber dedicado el día de ayer. Pero el teletrabajo, que no falte, y la compra en el supermercado, con una escala previa en la farmacia para aprovisionarme de mascarillas, me han obligado a posponerlo.

Ahora cae la noche, la ciudad duerme, mi gata ronronea satisfecha y no se oye ni un solo ruido en el vecindario. Por fin paso de la cubierta (del libro) y me adentro en el Estrella del Mar. «Durante toda la noche -leo en el primer párrafo- aquel cojo, seco como un palo, procedente de Connemara, de hombros caídos y ropas color ceniza, se dedicaba a pasear por el barco, de proa a popa, desde el crespúsculo hasta las primeras luces del alba».

Entonces escucho un sonido de pasos, como si alguien arrastrara una pierna al caminar, en el desván de mi edificio. Y cierro el libro.


Este relato fue publicado el 10 de mayo de 2020 en el Diario de León como parte de la serie Diario de un confinado, el día 56, El crimen del Estrella del Mar.

El texto es parte del material de trabajo para el Curso de Creación Periodística de Carlos Fidalgo en la Escuela del Espacio 17 Musas

Te invitamos a leer otros relatos y  artículos de Carlos Fidalgo en la Revista 17 Musas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos en:

4,119FansMe gusta
705SeguidoresSeguir
658SeguidoresSeguir
418suscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...

Marina V. Beckett presenta el Espacio 17 Musas en Colombia

Desde la Secretaría de Cultura de Cali (en Colombia) se acercan a Espacio 17 Musas. Convencidos de que la nueva normalidad plantea un reto...

Benjamín Prado concede licencia para mentir

Licencia para mentir como título para un taller de poesía que Benjamín Prado imparte la primera semana de agosto, sin que la canícula contemple...

La cocinera de Castamar es un idioma secreto que va tocando las almas

Fernando J. Múñez habla de su primera novela publicada, La cocinera de Castamar, que será adaptada en serie de televisión, y de sus próximos...
- Advertisment -

Aforismos Espidianos

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Segundas Intenciones

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Mas populares

¿Esto suena a Rap? Rompiendo tópicos

¿Esto suena a Rap? El sonido del Rap se asocia a una instrumental de cuatro por cuatro. Para el profano solo consiste en fraseos...

La Ruta de los Monasterios de la provincia de Burgos

El recorrido que os proponemos es conocido como la Ruta de los Monasterios. Este itinerario nos llevará hasta las estribaciones de la Sierra de...

Cuenta hasta diez… Haikus JLF

Cuenta hasta diez y déjame olvidarte. Cárcel de amor. José Luis Ferris Te invitamos a leer también los relatos y otros artículos de José Luis Ferris...

El Experimento Stuka y los bombardeos de la Legión Cóndor en el Alto Maestrazgo

El Experimento Stuka y los bombardeos de la Legión Cóndor en el Alto Maestrazgo, es el segundo artículo de una serie que dedicaré a...