InicioMúsicaÓperaDido, las infinitas muertes de una heroína de ópera tan épica como...

Dido, las infinitas muertes de una heroína de ópera tan épica como humana

Dido se suicida. Dido es asesinada. Dido se deja morir. Dido decide morir. Dido no puede evitar morir. Las formas en que muere Dido son tan infinitas como interpretaciones haya.

La ópera Dido and Aeneas (Dido y Eneas, 1689) es el gran drama musical inglés. Fue representada por primera vez por los estudiantes del Josiah Priest’s School para la Young Gentlewomen de Chelsea. Contiene recitativos, arias, coros, danzas. Hay escenas de brujas, marineros, amantes y conspiradores. Todo desemboca en el aria de la muerte de Dido.


Henry Purcell y Nahum Tate son compositor y libretista respectivamente. Toman el episodio del encuentro de Dido y Eneas de los libros I y IV de La Eneida de Virgilio. Eneas había dejado Troya rumbo a la futura Roma. En ese viaje, desembarca en Cartago, donde Dido es reina. Por acción de Venus y Cupido, se enamoran. Júpiter le ordena partir a Eneas. Dido maldice a la estirpe de Eneas y muere.

En la ópera aparece una nueva figura clave: la Hechicera. Ella comanda brujas y furias. Odia a Dido. A diferencia de La Eneida, es ella quien envía un espíritu haciéndose pasar por mensajero de Júpiter a ordenarle a Eneas que debe dejar Cartago. Sabe que esto provocará la muerte de Dido. La hechicera lo dice en su primera aparición. «My trusty elf, in form of Mercury himself, as sent from Jove shall chide his stay, and charge him sail tonight with all his fleet away.» (Mi leal duende, tomando la forma del mismo Mercurio, como si fuera un enviado de Júpiter, reprochará su permanencia y le encargará hacerse a la mar esta noche con toda su flota).

La muerte de Dido
La mort de Didon (La muerte de Dido), por Claude Augustin Cayot. 1711. Museo del Louvre. Foto: Musée du Louvre / Pierre Philibert. 2007

Dido entre dioses y humanos

En la ópera, los personajes no son juguetes de los dioses, como en Virgilio. Los dioses son nombrados, como por ejemplo Cupido en la primera escena. «Cupid strew your path with flowers» (Cupido cubre tu senda con flores). Sin embargo, la acción dramática la llevan a cabo los humanos.

Hay elementos fantásticos como furias y espíritus, como el coro del segundo acto «Harm’s our delight and mischief all our skill.» (El daño es nuestro deleite y el mal, nuestra habilidad). De todos modos, tanto Dido como Eneas son víctimas de un personaje concreto y humanizado. Nadie sigue el designio de los dioses. Son víctimas de engaños y manipulaciones.

El Encuentro de Dido y Eneas de Nathaniel Dance Holland
El Encuentro de Dido y Eneas de Nathaniel Dance Holland. 1766. Tate Britain. Foto: Tate, London, 2011

El Destino en Dido

El destino es nombrado muchas veces como deidad. Esto sucede en la primera frase de la ópera «Shake the cloud from off your brow, Fate your wishes does allow.» (Quita las nubes de tu frente, Destino permite tus deseos). También en el segundo acto la Hechicera lo nombra. «The Trojan Prince, you know, is bound by Fate to seek Italian ground» (El príncipe troyano, ya sabéis, está obligado por Destino a buscar tierra italiana). En el final, Dido habla del destino como los hechos ineludibles y no como una deidad. «Remember me, but , ah! forget my fate.» (Recuerdame, pero, ¡ah! olvida mi destino).

Dido y Eneas humanizados

Nahum Tate en un poema previo a la ópera, alude a Jacobo II como Eneas. Lo presenta como víctima de la Hechicera que lo engaña. La Hechicera estaría representando a la Iglesia Católica, una metáfora común en la época. Dido, según esta visión, simboliza al pueblo británico. Esto podría explicar la aparición de los personajes de la Hechicera y las brujas, que no aparecen en La Eneida original.

Eneas contándole a Dido las desgracias de Troya
Eneas contándole a Dido las desgracias de Troya, por Pierre-Narcisse Guérin (1815), Paris, Louvre. Foto: The Yorck Project (2002)

Eneas es un héroe. Es hijo de la diosa Venus y el humano Anquises. Es digno de un héroe cumplir los designios de los dioses, como sucede en Virgilio. En el caso de la ópera de Purcell y Tate, el héroe es engañado. Y por una humana como la hechicera. Claramente en la ópera, Eneas se ha humanizado.

Otra gran diferencia con La Eneida es que Dido no maldice al morir. «Death invades me. Death is now a welcome guest. When I am laid in earth, may my wrongs créate no trouble in thy breast» (La muerte me invade. Es ahora una visita bienvenida. Cuando yazga en la tierra, que mis errores no causen preocupación en tu pecho). Dido le habla a su hermana Belinda. No acusa a los dioses ni a los héroes. Su muerte no es épica. Es íntima y humana.

Su aria final no plantea acciones precisas. Dido se va apagando. No sabemos con certeza como finaliza su vida. Toda la obra desemboca como un río en su muerte. Una muerte sin certezas, pero con el aria más bella de la ópera.


Te invitamos a leer otras artículos de María Concepción Perré en Revista 17 Musas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Siguenos en:

4,499FansMe gusta
1,134SeguidoresSeguir
818SeguidoresSeguir
527SuscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

En Sant Jordi, los libros inundan la ilicitana Plaça de Baix

El Día de Sant Jordi, autores, libreros y público (la Infiltrada incluida) se encontraron en la Feria del Libro, que por primera vez se...

Nuevo Curso de Creación Literaria Inicial con Espido Freire en Escuela 17 Musas

La Escuela 17 Musas reta a los incipientes creadores literarios con el nuevo Curso de Creación Literaria Inicial que imparte Espido Freire durante el...

Benjamín Prado imparte un Taller de Poesía en el Espacio 17 Musas

El poeta se pone al frente del Taller de Poesía: «Cómo hacer un poema de todos que sólo pueda ser tuyo». Prometió volver. Y...

El Funambulista Diego Cantero y Alejandro Martínez protagonistas de Lucha de Gigantes

El ciclo Lucha de Gigantes ha contado con Funambulista, con su líder Diego Cantero, como protagonista del segundo de estos encuentros virtuales, musicales y...
- Advertisment -spot_img

Aforismos Espidianos

En Sant Jordi, los libros inundan la ilicitana Plaça de Baix

El Día de Sant Jordi, autores, libreros y público (la Infiltrada incluida) se encontraron en la Feria del Libro, que por primera vez se...
- Advertisment -spot_img

Segundas Intenciones

En Sant Jordi, los libros inundan la ilicitana Plaça de Baix

El Día de Sant Jordi, autores, libreros y público (la Infiltrada incluida) se encontraron en la Feria del Libro, que por primera vez se...
- Advertisment -spot_img

Mas populares