martes, septiembre 22, 2020
Inicio Literatura Reseñas Cualquiera puede ser Spiderman

Cualquiera puede ser Spiderman

Amanecer con superpoderes nos cortaría los planes del día. Es un hecho. Al poco, nos alteraría incluso la vida. A Spiderman no le pasó inadvertido esos cambios que iban más allá de la pubertad. Sin embargo, lo importante es la cuestión humana. Con superpoderes o sin ellos, la opción de hacer el bien o el mal recae en cualquiera. Spiderman está considerado entre los más humanos de los héroes de viñeta. Se hace preguntas, duda. Y es que lo más importante de él no es su traje ni sus habilidades de acróbata.


El amigo y vecino Spiderman es icono pop del siglo XX y probablemente perdure. Muchos consideran los superhéroes como la actualización de los mitos clásicos. ¿Exageración? Probablemente lo parezca para alguien ajeno a esas aguas. Quienes conectan el cómic al niño, tópico casposo y erróneo, se pierden la panorámica de sus profundidades. Hoy día ese público es tan heterogéneo como el del espectador de cine. El cómic actual ahonda en dilemas que emanan de la filosofía. No merece la pena desdeñarlos ni quedarse con el folclore de los personajes.

A Peter Parker le picó una araña en el número 15 de la revista Amazing Fantasy de 1962. Con Spiderman llegó el realismo y las decisiones difíciles. En el imaginario colectivo está el momento en el que, por una rencilla personal, Peter deja marchar a un ladrón que acabaría matando a su tío. Aquel le había obsequiado con una reflexión que tomaría el personaje como leitmotiv: «Un gran poder conlleva una gran responsabilidad».

Stan copió esa frase del presidente Roosevelt, en relación a los peligros desatados en la II Guerra Mundial. Supuso un buen aforismo para sintetizar la filosofía de Spiderman. Pero, ¿qué supone? Pues un compendio de la moral que se propulsa desde Platón y Aristóteles, orbita el teísmo, más tarde a Kant, recorre los discursos del utilitarismo, envuelve las consecuencias de las Guerras Mundiales y llega por sorpresa al lector de estas líneas.

Los superhéroes y la filosofía
Los superhéroes y la filosofía. Tom Morris y Matt Morris.

Teniendo poderes (sea trepar por las paredes o sobredosis financiera), ¿por qué servir a una moral y ayudar a otros pudiendo tener una «supervida» en beneficio propio? El héroe tradicional lucha contra el mal. Supone cierta apelación a sensibilidades inmaduras, el deseo de ser otro bajo una máscara y ejercer de justiciero. Spiderman experimenta cómo, dedicado a los demás, erosiona su vida privada. Y si se centra en esta, de forma comprensible, siente que falta a su deber.

La fuerza de la moral carece de autoridad si hay razones suficientes que nos empujen en otra dirección. A veces, cumplir un deber sería irracional. Un motivo para ser ético, prematuro y directo, podría ser que si no se cumple con el deber, se producen consecuencias negativas. Es el caso de dejar escapar al futuro asesino de su tío. Pero es una respuesta vaga. Hay casos que no tendrán jamás consecuencias perjudiciales o que, al cumplir moralmente, las consecuencias sean más negativas que positivas.

Spidey insiste. Igual la clave se resume en que es lo correcto. Para algunos filósofos como Kant es algo serio. Entiende que no se puede apelar a que la gente cumpla en función de su interés personal porque, si lo hacen por beneficio, no es moral. Esto es común a los superhéroes. No salen a las calles a partirse la cara por una recompensa. Pero, ¿y si se tuvieran razones poderosas para hacer lo incorrecto?

Los utilitaristas consideraban que la felicidad colectiva es el fin de toda moral. Consecuencialismo. Un ejemplo de ello sería la negación de la pena de muerte. Entienden que es inútil. No evita el delito ni maximiza la felicidad. Solo responde a venganza (egoísmo). Este pensamiento hace aguas cuando se sobrepone el bien colectivo al individual. El sacrificio del héroe está ahí, pero también sus razones como individuo.

Escuela de Atenas, Rafael
Escuela de Atenas, Rafael

Se debe invocar a los «All Star» de la filosofía clásica. Platón apuntaba que cumplir con el deber es la manera de tener armonía en el alma. Aquí puede traducirse a la expresión coloquial de «tener la conciencia tranquila». La flaqueza recae en que no todos consideran esa voz interior. Hay también momentos de debilidad o tentación. Parker desarrolla una mayor sensibilidad con la muerte de su tío. Recuperando ese equilibrio interior cuando echa una mano a la ciudad. El cíclico sentimiento de culpa.

Otro de los jugones filosóficos pide entrar en juego. Aristóteles explica la moralidad desde los rasgos del carácter, distanciando el concepto de deber. Entiende que existen virtudes y vicios en nosotros (seamos superhéroes o supercomunes). A un lado de la cancha, los sentimientos de sabiduría, justicia, moderación y valentía. Al opuesto, la insensatez, la injusticia o la cobardía. Aristóteles indicó que la buena vida es la virtuosa. La recompensa residiría en sentir que se es bueno, que la conciencia está en calma y que se promueve así un mundo mejor a nuestro alrededor.

Aquí se podrían sumar las teologías, pero nos moveríamos en el terreno de la fe y no todo el mundo tiene la necesidad de creer en algo.

Habría que formularse más preguntas. Los lectores de cómic filosofan junto a sus personajes. Una puerta nos lleva a otras, no todo son peleas y explosiones. Cómo vivir o cómo ser mejores son preocupaciones comunes a todos. Hay una sentencia latina de Terencio que dice: «Nada humano me es ajeno». Y no puede estar más en sintonía con nuestro héroe. Cualquiera puede ser Spiderman.


Te invitamos a leer otras reseñas de libros y artículos de Alberto Revidiego

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos en:

4,119FansMe gusta
705SeguidoresSeguir
658SeguidoresSeguir
418suscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...

Marina V. Beckett presenta el Espacio 17 Musas en Colombia

Desde la Secretaría de Cultura de Cali (en Colombia) se acercan a Espacio 17 Musas. Convencidos de que la nueva normalidad plantea un reto...

Benjamín Prado concede licencia para mentir

Licencia para mentir como título para un taller de poesía que Benjamín Prado imparte la primera semana de agosto, sin que la canícula contemple...

La cocinera de Castamar es un idioma secreto que va tocando las almas

Fernando J. Múñez habla de su primera novela publicada, La cocinera de Castamar, que será adaptada en serie de televisión, y de sus próximos...
- Advertisment -

Aforismos Espidianos

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Segundas Intenciones

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Mas populares

Nadie se arrastra… Segundas Intenciones

Nadie se arrastra por dignidad ni se arrodilla hacia arriba. Benjamín Prado Te ofrecemos más artículos y aforismos en Segundas Intenciones de Benjamín Prado. También puedes...

No se sabe lo que se tiene nunca… Aforismos Espidianos

No se sabe lo que se tiene nunca. Ni cuando te lo dicen, ni cuando te lo envidian. Ni siquiera cuando lo pierdes. Quizás eso...

José Gabarre: Mi animal preferido eres tú

Conocí a José Gabarre un sábado, más concretamente el 27 de febrero de 2010, en casa de nuestro editor Nacho Escuín. Nunca me olvidaré...

The Boys contra toda autoridad

The Boys es una serie de comic ambientada en un Estados Unidos en el que existen cientos de superhéroes, debido a una sustancia química...