jueves, septiembre 24, 2020
Inicio Cine Amor pandemico en Call Me by Your Name

Amor pandemico en Call Me by Your Name

Deberíamos practicar más el amor pandémico, recluirnos, hipotéticamente, y amar en la distancia sin contacto, tan solo por el hecho de crear el deseo. De eso trata esta película, de sentir no de guardar. Nos hemos vuelto excesivamente fríos, matemáticos, cerebrales.


Jaime Gil de Biedma escribió «Pandémica y celeste», supongo, después de una noche memorable tras la ingesta de una botella de Whisky Escocés. Ese poema es un canto al amor, a un amor pandémico, aunque hace tanto que faltó el poeta, que la pandemia para él es una utopía.

La vida me conduce en extrañas direcciones. Muchas veces vuelvo a recalar en Biedma, es como si nadara en círculos hacia un mismo destino. El final del viaje siempre es el amor, porque estoy hecho de amor que es realmente lo que me mueve.

Si hablamos de amor pandémico podría ser clave una película Call Me by Your Name, no solo es un canto al amor, es además, un canto a un tiempo que no vamos a recuperar. Esta historia de amor es la adaptación de la novela homónima de André Aciman, cuyo argumento trata de las vivencias de Elio Perlman (Timothée Chalamet), un joven de 17 años pasa el cálido y soleado verano de 1983 en la casa de campo de sus padres en el norte de Italia.

Cartel Amor pandémico en Call me by your name
Cartel Call me by your name, Luca Guadagnino. filmaffinity.com

Elio se pasa el tiempo holgazaneando, escuchando música, leyendo libros y nadando hasta que un día el nuevo ayudante americano de su padre llega a la gran villa. Oliver (Armie Hammer) es encantador y, como Elio, tiene raíces judías; también es joven, seguro de sí mismo y atractivo.

Al principio Elio se muestra algo frío y distante hacia el joven, pero pronto ambos empiezan a salir juntos de excursión y, conforme el verano avanza, la atracción mutua de la pareja se hace más intensa.

He sentido esta historia de amor como un mazazo. En este tiempo pandémico que nos ha tocado vivir, el verano de siempre es una de las fuentes de nostalgia más grandes. Yo, como Elio, veraneaba en una casa en el campo, con mis abuelos, mis tíos, mis padres, mis primos.

Pasábamos las horas entre baños, lecturas y demás entretenimientos pausados, que no implicaran demasiado esfuerzo. Tal vez ese recuerdo ha hecho que se revuelvan demasiadas cosas dentro de mí.

Siento esta historia de amor como un mazazo. La cabeza aún hoy me da vueltas. En estos tiempos de mascarillas, asépticos y criminales, que la Historia nos devuelva lo que éramos, duele. Hecho de menos tumbarme en la hierba, ir en bicicleta, las siestas entre pinos. Call Me by Your Name en los ciento treinta minutos que dura me ha devuelto mi vida de entonces.

Amor pandémico en Call me by your name
Fotograma de Call me by your name. filmaffinity.com

Call Me by Your Name nos habla de eso, de lo que perdemos. No estamos hechos para la derrota, pero el sufrimiento es la señal inequívoca de que has vivido. El amor es eso, una derrota tras otra, la lucha eterna por buscar la felicidad, aunque ella no esté en la meta sino en la ruta que recorres.

Esta película de Luca Guadagnino, nos acerca a la contemplación, eso que tanto hemos practicado en el confinamiento. No estamos acostumbrados a ver la vida pasar. Deberíamos practicar más el amor pandémico, recluirnos, hipotéticamente, y amar en la distancia sin contacto, tan solo por el hecho de crear el deseo. De eso trata esta película, de sentir no de guardar. Nos hemos vuelto excesivamente fríos, matemáticos, cerebrales.

Call Me by Your Name es una elegía en sí misma. No es un canto solo a la muerte, al duelo amoroso. Es una historia de las consecuencias de dar el alma. Cuando se ama desde las entrañas no hay compasión, siempre alguien resulta herido.

El amor pandémico, no es más que eso, el canto a lo que fue. La recreación mental del recuerdo latente. Aunque nos atormente, volvemos al lugar o al momento donde fuimos felices. Porque el amor no deja de ser nuestra querida patria, por ella luchamos y perdemos la vida. Como boxeadores que caen en la lona, nos levantamos siempre que el amor nos atiza. Pero nunca sentiremos el golpe como la primera vez.


Te invitamos a leer otros reseñas y artículos de Eduardo Boix en Revista 17 Musas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos en:

4,119FansMe gusta
705SeguidoresSeguir
658SeguidoresSeguir
418suscriptoresSuscribirte

La Infiltrada

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...

Marina V. Beckett presenta el Espacio 17 Musas en Colombia

Desde la Secretaría de Cultura de Cali (en Colombia) se acercan a Espacio 17 Musas. Convencidos de que la nueva normalidad plantea un reto...

Benjamín Prado concede licencia para mentir

Licencia para mentir como título para un taller de poesía que Benjamín Prado imparte la primera semana de agosto, sin que la canícula contemple...

La cocinera de Castamar es un idioma secreto que va tocando las almas

Fernando J. Múñez habla de su primera novela publicada, La cocinera de Castamar, que será adaptada en serie de televisión, y de sus próximos...
- Advertisment -

Aforismos Espidianos

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Segundas Intenciones

En el Curso de Creación Literaria Espido Freire cautiva a los alumnos

Espido Freire, coordinadora del área de literatura del Espacio 17 Musas, imparte el curso Creación Literaria (nivel inicial) de 6 horas de duración. La...
- Advertisment -

Mas populares

Lo que mata el amor… Segundas Intenciones

Lo que mata el amor no son las diferencias, sino la indiferencia. Benjamín Prado Te ofrecemos más artículos y aforismos en Segundas Intenciones de Benjamín Prado....

Rosario Curiel afronta la escritura como un entrenamiento vital

«Escrivivir significa “escribir + vivir”, esto es, vivir de manera que la escritura sea algo cotidiano.. Observar la vida. Significa, también, vivir la escritura...

La Traviata y las 6 reglas de juego del melodrama

En la ópera La Traviata, Verdi toma el melodrama sentimental popular y lo sitúa en un contexto cultural distinto: la ópera. No es un...

La patria estremecida por dentro

En La patria estremecida Elizabeth Subercaseaux tiene la mano firme, y no cae en la horrible tentación de escribir una novela romántica o de...